http://www.larazon.es/noticia/una-educacion-no-apta-para-menores

La Razón, 15 de noviembre de 2009

MADRID- Los talleres de masturbación de la Junta de Extremadura han sido el último episodio del afán de algunas administraciones por fomentar la sexualidad de niños y adolescentes. Libros, manuales o folletos han sido facilitados a menores de edades insospechadas (incluso de 10 años) para «formarles» en sexualidad, en ocasiones con contenidos no adaptados a su madurez.

Uno de los ejemplos más recientes ha sido el «Quijote pornográfico» que la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha regaló a a los alumnos de 5º de Primaria de un colegio de Guadalajara en fin de curso. No era la primera vez que ocurría algo así en esta provincia. En 2007, el Ayuntamiento de Guadalajara repartió en los colegios un cuento, «El bus», en el que se describía la masturbación de una joven.

En un país con más de 115.000 abortos en 2008, muchos en menores de edad, la educación sexual tiene un papel importante. Lo que se discute, sin embargo, es hasta qué punto son necesarios y recomendables este tipo de manuales. Hay otros ejemplos, como el cuestionario que recibieron los adolescentes de 4º de la ESO de un instituto de Requena (Valencia) el pasado mes de mayo en el que se les planteaban cuestiones como: «¿Por qué los negros la tienen pequeña?» o «¿qué pasa si te tragas el semen?».

«Hay que ser muy respetuoso con lo que se les entrega en clase, porque una cosa es que los menores puedan ver cosas en la televisión y otra que formen parte de su educación reglada, lo que contradice el artículo 27.3 de la Constitución, que reconoce el derecho de los padres a que sus hijos reciban la educación moral de acuerdo a sus convicciones», comenta Teresa García-Noblejas, portavoz de Profesionales por la Ética.

La educación sexual se incluía hace años dentro de la asignatura de Ciencias Naturales; más recientemente se daba en Primaria y primeros cursos de ESO a través de contenidos transversales, es decir, que se imparten a través de varias materias. La asignatura de Educación para la Ciudadanía no incluye obligatoriamente en su currículum este tipo de formación, si bien los materiales formativos se encuentran disponibles a través de la página web de recursos educativos del Ministerio dentro de un apartado denominado «Sexpresa».

La falta de un lugar claro para este tipo de información propicia iniciativas como la que en 2007 preparó la Generalitat de Cataluña, que distribuyó 400.000 folletos sobre sexualidad en los colegios catalanes. Estos cuadernillos «describían la masturbación sólo con imágenes y lenguaje positivo», según denunció E-cristians. Dos años antes, Castilla-La Mancha también fue el centro de la polémica por la «Guía para chicas» en la que animaba a los jóvenes a masturbarse y tocarse entre ellos.