Abantos 063Leo en la portada de nuestra web el siguiente parrafito sobre Václav Havel:

Fue un hombre que entendía y hacía entender que la tarea primordial no es destruir lo que está mal, sino promover desde abajo una nueva persona, un hombre nuevo; que la tarea más urgente es la renovación de los espíritus y que sólo desde ahí podremos emprender la reconstrucción moral de la sociedad contando con la participación de todos.”

Y se me ocurre que podemos entender  esto  como lo que nos ha dejado como herencia a los españoles que en estos días estrenamos gobierno con las esperanzas y, más aun, las enormes dudas que eso conlleva; el sentir la necesidad de conversión del corazón cuando Dios se haga carne el próximo día 24 y que esa conversión, ese hombre nuevo, nos lleve a trabajar en una  profunda reconstrucción moral de nuestra sociedad desde abajo, desde la participación en la vida pública, desde el fortalecimiento de la sociedad civil, dando así un auténtico poder transformador a los sin poder. Hay mucho trabajo por delante, se ha destruido mucho y si no nos ponemos todos a trabajar, no se reconstruirá. Hagamos lo posible para poner la política y las estructuras al servicio del bien común y de la dignidad humana.

Feliz y Santa Navidad.

Leonor Tamayo

Fotografía original de Eduardo González