Hace unos días he leído un artículo sobre la Ley de “muerte digna” andaluza aprobada ahora hace un año:

http://www.granadahoy.com/article/granada/947909/ano/muerte/digna.html

El artículo es manipulador hasta decir basta. Copio un parrafito de traca:

21Aunque no entró en vigor hasta final de mayo de 2010, la norma se aprobó el 17 de marzo del año pasado después de varios años de trabajo que se intensificaron tras la muerte en marzo de 2007 de Inmaculada Echevarría. Consiguió que la Junta autorizara la retirada del respirador que la mantenía con vida. Su caso ha servido para ayudar ahora a cientos de pacientes a que se cumpla su deseo de no seguir prolongando una vida sin futuro y que lo hagan sin dolor, con tranquilidad y en familia. Pero también ha servido para ayudar a los médicos a tener un marco legal que los arrope en la toma de decisiones. No hay más que recordar el caso de las sedaciones en el hospital de Leganés de Madrid con el doctor Montes.

O sea, que se utilizó a esta Inmaculada Echeverría para que les sirviera de excusa para darle un empujón a una ley que se metía a capón, sin demanda social ni falta que hace porque nunca habrá demanda social para el asesinato ni para el desprecio a la vida si no es porque se manipula a esa sociedad y se les vende una moto que no existe.

El caso es que se ha utilizado la vida de esta mujer, o más bien, su muerte, con intereses ideológicos y partidistas “para no seguir prolongando una vida sin futuro”, pero es que resulta que la vida tiene valor en sí misma porque además la vida, en las condiciones que sea, siempre tiene futuro, basta con que lo queremos, lo creamos y ayudemos a que sea así.

Y que lo hagan sin dolor, con tranquilidad y en familia”, espectacular transformación de un suicidio en algo bucólico y pastoril y además con la falta de vergüenza de poner ese entorno pastoril “en familia” cuando resulta que lo que más desea una familia que tiene alguien enfermo es verle vivir dando lo que tiene, por poco que sea. Pero es más fácil cargarse a la gente que dedicar los esfuerzos a ayudarles a encontrar el valor y sentido de su vida.

“Pero también ha servido para ayudar a los médicos a tener un marco legal que los arrope en la toma de decisiones. No hay más que recordar el caso de las sedaciones en el hospital de Leganés de Madrid con el doctor Montes”. Es decir, que lo querían era una ley que permitiera a quienes consideran que hay gente de segunda categoría que nos sobra, cargárselos sin complicarse la vida. Pero es que los médicos, los de verdad, no quieren cargarse a la gente, quieren ayudarla a vivir lo mejor posible, el tiempo que sea y en las condiciones que sea, pero vivir con todo lo que esa palabra significa. Y eso es lo que sí piden: una ley de “Vida digna”.

En fin, un artículo repulsivo sobre una ley repulsiva.

Y para los que hayan leído el artículo y quieran un poco de aire, que se lean este otro:

http://www.taringa.net/posts/videos/830592/Padre-e-hijo_-Ejemplo-de-vida-muy-emocionante.html

Leonor Tamayo