Samantha SingsonLa canadiense Samantha Singson, Directora de Relaciones con los Gobiernos del activo y prestigioso Catholic Family and Human Rights Institute (C-FAM), intervino -en nombre de la Santa Sede-  el pasado viernes 25  en el panel sobre la «Eliminación de la discriminación y la violencia contra las niñas» en la sesión 55 de la Comisión sobre la Situación de la Mujer de la ONU.

En su intervención, Singson destacó que se ha avanzado significativamente «en la promoción de la dignidad de las mujeres y de las niñas; sin embargo, queda todavía mucho trabajo por hacer teniendo en cuenta las diferentes formas de violencia y discriminación de que son objeto las mujeres en todo el mundo».   En este sentido quiso llamar la atención sobre una forma de violencia y discriminación contra la mujer que pasa desapercibida con demasiada frecuencia: «la violación del derecho a la vida de los bebés que son niñas, por el hecho de serlo». Según indicó, se estima que alrededor de 100 millones de bebés niña se pierden a causa de la selección prenatal del sexo.

Por eso, concluyó, « «.el reconocimiento de la dignidad intrínseca de las niñas desde le momento de su concepción es el camino para acabar contra la discriminación y la violencia contra las mujeres».

Transcribimos seguidamente el texto íntegro del discurso de Samantha Singson, traducido al español por el equipo de Profesionales por la Ética.

Sr. Presidente,

Mi delegación agradece esta oportunidad de ofrecer algunas reflexiones sobre el tema de debate.

Numerosos países han avanzado de manera significativa en la promoción de la dignidad de las mujeres y de las niñas; sin embargo, queda todavía mucho trabajo por hacer teniendo en cuenta las diferentes formas de violencia y discriminación de que son objeto las mujeres en todo el mundo.

En este contexto, la Santa Sede quiere llamar la atención sobre una forma de violencia y discriminación contra la mujer que pasa desapercibida con demasiada frecuencia, a saber, la violación del derecho a la vida de los bebés que son niñas, por el hecho de serlo.

Se estima que alrededor de 100 millones de bebés niña se pierden a causa de la selección prenatal del sexo.

La Plataforma para la Acción de Beijing se refirió a este hecho y enfatizó que  “la discriminación contra la mujer comineza en las primeras etapas de la vida y, por lo tanto, debe ser considerada como tal desde ese momento en adelante”

El aborto selectivo en función del sexo y el infanticidio femenino suponen dos formas de discriminación y violencia contra la mujer.

En la conclusiones de la sesión 51 de la Comisión sobre la Situación de la Mujer se instaba a los estados a “eliminar cualquier forma de discriminación contra las niñas y las raíces que dicha discriminación tiene en la preferencia hacia los niños, que dan como resultado prácticas dañinas y carentes de toda ética en lo que se refiere al infanticidio femenino y la selección prenatal del sexo…” (14.9h)

Sr. Presidente,

La Santa Sede insta a la comunidad internacional a continuar dando pasos para prevenir, investigar y eliminar toda forma de violencia y discriminación contra las niñas, incluyendo el  aborto de selección prenatal de sexo y el infanticidio femenino.

El reconocimiento de la dignidad intrínseca de las niñas desde le momento de su concepción es el camino para acabar contra la discriminación y la violencia contra las mujeres.

Muchas gracias, Sr. Presidente.