Puerta_comedor_Vicente_Paul_MadridMientras los políticos arañan los últimos votos, la sociedad española alberga 5 millones de parados, cerca de 30 mil personas sin hogar, un 22 % de los hogares debajo del umbral de riesgo de pobreza (menos de 627 € mensuales para sobrevivir) y un millón y medio de familias carece de ingresos.

De manera demagógica, algunos políticos y los sindicatos de clase atribuyen esta realidad a la perversidad de los mercados, a la especulación o a la globalización.  Resucitar la caduca lucha de clases no aporta nada al debate y no resuelve el problema. La realidad es que España vuelve a ser país de emigración y de pobreza. Los gobernantes de los últimos ocho años nos han hecho creer que la reingeniería social eran «nuevos derechos» y política social. Naturalmente, era ideología pura y dura, puesta al servicio de un proyecto de deconstrucción de la persona y la sociedad.

La iniciativa social (asociaciones, parroquias, órdenes religiosas…) y la familia estable han resultado ser los únicos colchones contra la crisis. Es hora, por tanto, de reel papel de la sociedad y apostemos por la solidaridad real y concreta, traducida en políticas de subsidiariedad y no de propaganda, sin falsas promesas ni discursos rancios propios del siglo pasado. Es el único camino.

Recursos en internet: Cáritas ante la crisis, En 2015 ninguna persona sin hogar: 5 propuestas para 5 años, Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del INE, «El 21,8% de los hogares bajo el umbral de pobreza» (El Mundo, 20/10/2011), «España lidera un mes más la tasa de paro de la OCDE» (Europa Press, 15/11/2011), «Los efectos de la crisis» (Solidaridad.net) y el vídeo «Desempleo y pobreza se multiplicarán en España».