Rueda de Prensa 17 de marzo 2010A pocos días de cumplirse un año de la presentación de la primera tanda de demandas presentadas en Estrasburgo por padres de objetores españoles a Educación para la Ciudadanía (EpC), esta misma semana se han entregado un nuevo grupo de demandas. Se trata de 4 casos correspondientes respectivamente a Asturias y Madrid.

Estas demandas forman parte de la cuarta tanda de casos presentados ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Entre marzo de 2010 y 2011 han llegado a Estrasburgo casos de familias de La Rioja, Lisboa (españoles que residen en Portugal),  Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Comunidad Valenciana, Comunidad Foral de Navarra y Región de Murcia.

En la imagen, una foto que ya es historia: los padres objetores anuncian en rueda de prensa celebrada en Madrid el 17 de marzo de 2010 la presentación de las primeras demandas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Les acompaña Roger Kistka, de Alliance Defense Fund (ADF).

Los demandantes, alumnos objetores de conciencia a EPC y sus padres, han demandado al Estado español alegando violación por el Estado español del Convenio Europeo de Derechos Humanos, en concreto de:

  • Derecho a la vida privada de los menores (art.8).
  • Libertad de pensamiento, conciencia y religión de los menores y sus padres (art. 9).
  • Derecho de los padres a la educación de sus hijos conforme a sus convicciones (art. 2 del Protocolo I).
  • No discriminación (art. 14).

Las demandas en Estrasburgo han sido presentadas por Profesionales por la Ética y Alliance Defense Fund (ADF), entidad especializada en la defensa de los derechos fundamentales, con la asistencia técnica de European Center for Law and Justice (ECLJ).

Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, no descarta que se presenten más casos al Tribunal de Estrasburgo. «En todo caso», afirma, «es muy probable que la sentencia correspondiente a las demandas de Estrasburgo la conozcamos a lo largo de este año. No hay que olvidar, por otra parte, que también hay procedimientos ante el Tribunal Constitucional. En todo caso, la perseverancia y el coraje de los padres se hará valer».