La chica de la foto se llama Katie Kirkpatrick, de 21 años. Al lado de ella está su novio, Nick, de 23.

foto1La foto fue tomada poco antes de la ceremonia de la boda de ellos dos, realizada el 11 de enero de 2005 en los Estados Unidos. Katie tiene cáncer en estado terminal y pasa varias horas al día recibiendo medicación.
En la foto, Nick aguarda el término de una sus sesiones.
A pesar de sentir mucho dolor, detener varios órganos dañados y tener que recurrir a la morfina, Katie llevo adelante la boda y se hizo cargo de cuidar al máximo de los detalles.

El vestido tuvo que ser ajustado varias veces, pues Katie perdía peso todos los días debido al cáncer.

Un accesorio inusitado en la fiesta fue el tubo de oxigeno usado por Katie. Este aparato acompañó a la novia durante toda la ceremonia y también durante la fiesta. foto3

La otra pareja de la foto son los padres de Nick, emocionados con la boda de su hijo con la mujer de la que se enamoró en la adolescencia.

Katie, sentada en una silla de ruedas y con el tubo de oxigeno, escuchando al marido y los amigos cantando para ella.

foto4

En el medio de la fiesta Katie se puso a descansar. El dolor le impedía permanecer de pie por mucho tiempo.

Katie murió 5 días después de la boda. Ver una mujer tan debilitada vestida de novia y con una sonrisa en los labios nos hace pensar… la felicidad siempre está al alcance dure cuanto dure y dejemos de complicar nuestras vidas.

La vida es corta, trabaje como si fuera su primer día
perdone rápidamente
bese denodadamente, ame verdaderamente
ría incontrolablemente
y nunca deje de sonreír
por mas extraño que sea el motivo.
La vida no puede ser la fiesta que esperábamos
pero en cuanto estamos aquí, debemos sonreír y dar gracias…

Haz de tu vida una pelcula con final feliz.
La Eutanasia nunca es un final feliz.

Historia real difundida por Internet. Adaptación de Carlos Álvarez