La activa y comprometida sociedad civil de Polonia se ha movilizado otra vez para recabar un nuevo apoyo a la Iniciativa Ciudadana Europea «One of Us» («Uno de Nosotros»), presentada ante la UE con el respaldo de más de 1.700.000 firmas de ciudadanos de todo el continente y sobre la cual la Comisión Europea tiene que adoptar ya algún tipo de decisión. Un buen número de ONG’s polacas han firmado una declaración de apoyo a «One of Us», abierta también a la firma de organizaciones cívicas de otros países.

Profesionales por la Ética ha transmitido ya su expresión de apoyo a dicha declaración, cuyo contenido completo, traducido al español, presentamos:

DECLARACIÓN DE APOYO A LA INICIATIVA CIUDADANA «UNO DE NOSOTROS»

El 10 de abril, el Parlamento Europeo celebró una audiencia pública sobre la Iniciativa Ciudadana Europea «One of Us», cuyo objetivo es el lanzamiento, sostenimiento y patrocinio desde la Unión Europea de actividades que violan la dignidad humana. Estamos firmemente convencidos de que no debe emplearse ningún recurso de la UE sen el aborto (ya sea dentro o fuera de la UE), o en investigación que implique la destrucción de aquellos de nosotros que estamos en la etapa prenatal de su desarrollo.

En la sentencia del caso Brüstle vs Greenpeace, la Gran Sala del Tribunal de Justicia de la UE ha reconocido que el embrión humano debe ser considerado un ser humano dotado de la dignidad inherente al ser humano, sin importar la etapa de su desarrollo. Esta dignidad – como se reconoce en el art. 1 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE – debe ser respetada y protegida. Este respeto y protección se ha manifestado en las disposiciones de la Directiva 98/44/CE , que niegan la patentabilidad de cualquier invención que implique la destrucción de embriones humanos. Esta prohibición no es más que un ejemplo de las consecuencias prácticas del principio fundamental de respeto a la dignidad del ser humano para que no se convierta en lugar común sin significado.
dignidad debe tener a fin de no convertirse en un lugar común de sentido.

Estamos firmemente convencidos de que el respeto y la protección de la dignidad humana inherente a todos nosotros exige que en abosoluto se dediquen recursos financieros de la UE a proyectos (ni a los proveedores de los mismos) que destruyan o de algún modo contemplen la destrucción deliberada de aquellos de nosotros que somos más indefensos o más vulnerables, en la etapa inicial de su desarrollo. Esta es una condición necesaria que se debe alcanzar si queremos hablar de subir al » estándar de alto nivel ético de Horizonte 2020″.  Hasta el momento no estamos convencidos de que este Programa realmente cumpla a este respecto con lo que proclama.

Las organizaciones firmantes de esta declaración y sus miembros expresan su determinación de apoyar la ICE «One of Us». Lo hacemos porque no aceptamos el gasto de los fondos públicos en la investigación con células madre embrionarias (ESC), que jamás ha conseguido los beneficiosos resultados que había prometido. Existen otras áreas avanzadas y fructíferas de incestigación, de las cuales la correspondiente a las IPSC (células madre pluripotenciales inducidas) está progresando más rápidamente, proporcionando resultados inalcanzables para la investigación de las ESC. Por lo tanto no encontramos ninguna justificación para que el despilfarro del dinero recaudado entre los ciudadanos de la UE en actividades que sólo no son éticas, sino que también son improductivas.

También protestamos por uso del argumento demagógico que pretende que el acceso amplio al aborto es un factor que mejora la salud materna. El asesinato de los más vulnerables de nosotros so solo no hace mejorar la salud materna, sino que a menudo la pone en peligro. No debe pasarse por alto es que los recursos financieros de la UE enviados a las organizaciones que promueven el aborto bajo la etiqueta de «servicios de salud sexual y reproductiva» en el marco de la ayuda al desarrollo facilita los abortos forzados en China y la India, la forma más cruel y degradante de violencia contra las mujeres. En consecuencia, los recursos financieros destinados a la ayuda a los países en desarrollo están promoviendo, con toda probabilidad, prácticas genericidas consistentes fundamentalmente en el aborto selectivo de niñas. Hay que recordar que el año pasado el Parlamento Europeo condenó estas prácticas gendericidas en la Resolución 2012/2273(INI).

También es de destacar que no hay ninguna base para considerar el aborto como parte de los «Derechos de Salud Sexual y Reproductiva» (SRH). La legislación vigente en la UE que concierne a los programas de SRH para los países en desarrollo o explícitamente excluye el aborto o utiliza el término SRH en el sentido de la definición adoptada en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, en la que claramente se desaconseja el aborto como método de planificación familiar.

Por lo tanto, las organizaciones firmantes y sus miembros, unidos a los más de 1,7 millones de ciudadanos que apoyan la llamada de la ECI «One of Us», llaman a la Comisión Europea a llevar a cabo la propuesta de dicha Iniciativa Ciudadana.