fotoEste curso mis hijos de 5º de Primaria y 3º de la ESO no cursaron EPC porque queríamos que aprendieran que no todo vale, y que los ciudadanos no tenemos porqué permanecer sumisos y obedientes ante esta dictadura ideológica que nos está gobernando. Hemos llegado hasta el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, porque no debíamos renunciar a nuestros derechos como padres: «Libertad de educación para los padres españoles» decía nuestra pancarta… Queríamos que toda Europa se enterase de lo que está ocurriendo con la educación en España…

Sabemos que nuestros hijos han suspendido una asignatura, pero han aprendido por la vía de los hechos a no renunciar a sus derechos, ejerciendo la objeción como el único medio que nos queda en un Estado de Derecho.

Nuestros hijos han aprendido el valor de la objeción de conciencia, en un momento en que muchos profesionales van a tener que comenzar a ejercerla poniendo en peligro, no solo un boletín de notas inmaculado, sino en muchos casos su carrera profesional.

Como madre demandante, quiero agradecer a Profesionales por la Etica y a la Plataforma Navarra Educa en Libertad, todo el apoyo moral y legal que nos han prestado a lo largo de esta batalla por la libertad.

Lourdes Arostegui