A cuatro días de las elecciones generales, Madre, Mujer y Profesional (una iniciativa de Profesionales por la Ética)  ha revisado los programas de los partidos políticos sobre mujer y maternidad. Estas son sus conclusiones:

  • El Partido Popular se compromete a proporcionar más atención específica a las mujeres durante su embarazo y en el cuidado de sus hijos menores y a poner en marcha un Plan de apoyo a la maternidad para ayudar a aquellas mujeres que quieran ser madres y se encuentren en una situación de especial dificultad. Crearán un portal de información que recoja todos los recursos existentes para la protección social de la maternidad y difunda información sobre el valor social de la maternidad y la corresponsabilidad de los padres. Promoverán el acceso prioritario a guarderías para que las gestantes adolescentes y aprobarán un Plan Integral para la Conciliación de la vida familiar, laboral y personal de mujeres y hombres.
  • VOX apuesta decididamente por el derecho a la vida y el aborto ceroy se compromete a prestar a la mujer información, apoyo y alternativas para que pueda ejercer su maternidad. Promoverán medidas fiscales y de reducción de cotizaciones sociales para favorecer que las empresas contraten madres y no se vean perjudicadas por ello. Adoptarán medidas urgentes para que se reconozca el trabajo de las madres a tiempo completo mediante el acceso a una pensión pública de jubilación. Proponen también centros de apoyo a la maternidad en hospitales públicos.
  • Ciudadanos propone igualar la baja por paternidad a la de maternidad, para llevarla a un total de 26 semanas. Pretenden hacer efectivas las políticas de igualdad e integración de la mujer en la vida laboral y su conciliación familiar.  Se comprometen igualmente a generalizar una jornada laboral más compacta y flexible que permita conciliar mejor el tiempo destinado al trabajo y el destinado a usos familiares o personales.
  • El PSOE se propone prorrogar el tiempo de permiso de paternidad hasta hacerlo coincidir con el del permiso de maternidad. Desarrollar la prestación no contributiva por maternidad en el ámbito de la Seguridad Social y establecer para todas las mujeres demandantes de empleo que tengan un hijo (y no tengan derecho a la prestación contributiva de maternidad) una prestación no contributiva por esa contingencia de 6 semanas de duración.  Así mismo, promoverán horarios sensibles a las necesidades de madres y padres y establecerán una adecuada política de racionalización de horarios laborales.  Reformarán la actual regulación del aborto para que las menores no necesiten el permiso paterno para poner fin a su embarazo.
  •   Podemos prescinde de términos como padre o madre para adoptar el de “progenitor”,que deberá disfrutar de un permiso recibiendo el 100 % del salario y la misma protección del puesto de trabajo. Se comprometen a prestar una atención especial a las madres y los padres jóvenes para garantizar que el cuidado de sus hijos sea compatible con su carrera profesional y estudios y proporcionarán becas a las madres jóvenes solas. En el capítulo de medidas para “garantizar la libertad de decisión de las mujeres para ser o no ser madres” incluyen la libre dispensación de la píldora del día después, el acceso gratuito a los distintos métodos anticonceptivos y la cobertura de aborto para todas las mujeres. Incluyen también la creación de una prestación de maternidad no contributiva para las madres sin recursos.

Curiosamente, casi todos los programas electorales prescinden de la regulación de la llamada gestación subrogada, más conocida como maternidad de alquiler. Únicamente Ciudadanos (y UPyD) incluyen su intención de regularlos en España. Sin embargo, esta misma semana en La Sexta Andrea Levy (PP), Meritxell Batet (PSOE) y Carolina Bescansa (Podemos) se han mostrado favorables a legislar sobre los “vientres de alquiler”.

Para Leonor Tamayo, presidenta de Profesionales por la Ética, “resulta positivo que los partidos incluyan medidas a favor de la maternidad en sus programas electorales aunque la realidad nos enseña que, como ha sucedido con el Partido Popular, este asunto no sea prioritario para ellos en absoluto. Es lamentable, además, que la vida prenatal sea menospreciada hasta el punto de acabar con ella de manera legal promoviendo el aborto desde todas las posiciones políticas (con excepción de VOX)”.

Finalmente, Tamayo está convencida de que los intereses ideológicos y, sobre todo económicos, “presionarán en la próxima legislatura para que los vientres de alquiler sean legalizados en España olvidando que es una forma de maltrato y explotación de la mujer y de comercialización de menores”.