Parlamento_NavarroEl Parlamento de Navarra ha aprobado por unanimidad la Ley Foral de derechos y garantías de la dignidad de las personas en el proceso final de la vida, en la que se han suprimido varios artículos ambiguos presentes en la propuesta inicial.

Hace solo hace 4 meses que Profesionales por la Ética compareció ante la Comisión de Salud de este Parlamento para presentar sus alegaciones a esta iniciativa legislativa manifestando la necesidad  de garantizar el derecho de todas las personas a recibir cuidados paliativos integrales con una dotación presupuestaria suficiente y oponiéndose a las medidas que pudieran encubrir prácticas de eutanasia.

Descargar el dictamen aprobado por la Comisión de Salud sobre la Proposición de Ley Foral de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso final de la vida (Boletín Oficial del Parlamento de Navarra, nº 24, 17/03/2011).

Descargar el «Comentario sobre la versión final de la Proposición de Ley Foral de derechos y garantías de las personas en el procesos final de la vida», elaborado por Vida Digna – Profesionales por la Ética.

Descargar las alegaciones presentadas por Profesionales por la Ética en el Parlamento de Navarra sobre la misma Proposición de Ley Foral.

Descargar el Informe de Vida Digna – Profesionales por la Ética «¿Ley de muerte digna o eutanasia encubierta? 10 claves sobre la legislación que viene».

Ver más sobre la campaña de Profesionales por la Ética VIDA DIGNA.

En su comparecencia, Profesionales por la Ética pidió que no se considerara la alimentación y/o hidratación de una persona como medida extraordinaria de soporte vital y consideró inaceptable que la Proposición de Ley incluyera «el derecho de las personas en agonía a recibir sedación paliativa», dado que la sedación paliativa es una maniobra terapéutica sujeta a la buena práctica médica. Solicitó asimismo que no se penalizara a los profesionales sanitarios que actuaran de acuerdo con la buena práctica médica y, entre otros aspectos, exigió la protección del derecho que tienen todos los ciudadanos a que se proteja su vida y no se ponga fin a ella de manera deliberada, especialmente en los momentos de mayor vulnerabilidad física y emocional a causa de una enfermedad.

Una vez publicado el texto definitivo de la Ley foral se observa que se han suprimido varios artículos ambiguos presentes en la propuesta inicial. Así, no se menciona la sedación terminal  como derecho y tampoco existe la posibilidad de retirar la hidratación y nutricional, cuidados básicos que deben ser prestados a todo paciente. Las sanciones a los profesionales no se definen  “como incumplimiento de cualquiera de los derechos del paciente» y solo se refieren a la cumplimentación de datos clínicos o voluntades anticipadas y al impedimento del acompañamiento familiar.

Pese a las anteriores mejoras,  subsisten prescripciones legales problemáticas como las referencias al derecho de autodeterminación decisoria de las personas, sin fijar límite alguno, y la consiguiente posibilidad de incapacitación de hecho al paciente. Ambas constituyen la puerta de entrada a actuaciones inadecuadas y contrarias a la buena práctica médica o lex artis por parte de los profesionales médicos.

«Por todo esto», ha afirmado Santiago Díez, portavoz de la campaña Vida Digna de Profesionales por la Ética, «seguiremos apostando por una vida digna para todos hasta el final, oponiéndonos a toda expresión legal que favorezca la eutanasia encubierta y a toda actuación médica contraria a la ética y buena praxis médica».

Profesionales por la Ética ha presentado alegaciones a las normas legales de muerte digna de Andalucía, Aragón y Navarra y elaborado el Informe ¿Ley de muerte digna o eutanasia encubierta? 10 claves sobre la legislación que viene.