Lo sospechábamos.fuego Lo supimos desde el primer discurso de investidura del adolescente irresponsable que nos ha gobernado jugando a deconstruir y reconstruir la sociedad española como si fuera su mecano o un vídeo juego de última generación. Aznar, Bush y Franco han sido culpables de todo: de la crisis económica, del atraso de España, del fusilamiento de su abuelo, del fin de la II República, de que la gente no le vote, de la falta de libertades, del maltrato a la mujer, de la guerra de Cuba, del deterioro del medio ambiente, del terrorismo y de los abucheos que ha ido recibiendo el adolescente irresponsable en muchos de sus actos públicos.

La edad adolescente se caracteriza, entre otros rasgos, por una rebeldía irracional en la que el mundo (padres, profesores, adultos, sociedad…) es culpable de que al adolescente le salgan granos, suspenda, engorde o reciba calabazas de su amor platónico. El adolescente nunca reconoce los propios errores y siempre busca a quien echarle la culpa de sus males.

Derribar estatuas, exhumar cadáveres y jugar a la división han sido los divertimentos del adolescente que prepara ahora una confortable hamaca para contar nubes desde su eterna posición horizontal porque los adolescentes necesitan estar mucho tiempo en reposo; son indolentes, les crecen los huesos y se les disparan las hormonas.

La adolescencia es una etapa pasajera de la vida de las personas; lo malo es ser un adolescente con poder y 50 tacos a las espaldas.

Teresa García-Noblejas