ABC 01022012 2La mayor parte de los principales medios de comunicación españoles -prensa escrita, televisión, radio, digitales-  abrieron ayer sus informaciones con la noticia del anuncio gubernamental de la supresión de las asignaturas adoctrinadoras de Educación para la Ciudadanía. De esta manera, el largo conflicto provocado por estas materias se convirtió a lo largo de toda la jornada en uno de los temas centrales de la agenda pública española.

En lo que se refiere específicamente a los cuatro periódicos de mayor tirada, ABC titulaba en portada completa, con una caricatura de Mingote, «Adiós a la Educación de la era Zapatero». En el interior aparecía el editorial «Educación bien orientada», distintos artículos de opinión y dos reportajes: «Wert tumba la asignatura que creó una división en la sociedad» y «El final de una batalla escolar muy polémica«.

Por su parte, El Mundo subrayaba en el editorial «Buen esquema para reformar la educación» que «el cambio de Educación para la Ciudadanía por la nueva Educación Cívica Constitucional es positivo si elimina los aspectos que han generado más polémica, aunque poco se avanzará si el temario de la nueva asignatura sigue en manos de las autonomías». En el interior recogía en una información con el título «Una nueva brecha en el sector» las  reacciones de diferentes organizaciones sociales, entre las que se contaba Profesionales por la Ética.

Muy amplia es también la atención que el diario La Razón dedicaba al asunto, que arrancaba en portada con el titular «España se reforma. El ministro Wert elimina la doctrinaria Educación para la Ciudadanía, como anunció La Razón, por Educación Cívica, y recupera los valores del esfuerzo». En páginas interiores el editorial estaba dedicado también a esta misma noticia bajo el titular «Educación para Ciudadanos» y, además de un buen número de columnas de opinión, cuatro páginas de reportajes («Borrón y cuenta nueva«, «Adiós a la ideología encubierta en el aula» y «Los desmanes de una materia que nadie pidió») desgranaban de manera exhaustiva los aspectos fundamentales de lo que ha representado el experimento ideológico de EpC y la resistencia cívica que finalmente ha conseguido su supresión.

Finalmente, el diario El País -al igual que hicieron el resto de medios del Grupo Prisa-  se posicionó en contra de la decisión del ministro Wert. En portada titulaba «Educación desvirtúa Ciudadanía tras alinearse con sus detractores» y en el interior recapitulaba, con sus sesgo caracteristico, los principales hitos de la polémica («La batalla de la asignatura«), dedicando también una amplia información al tema («El ministro de Educación resucita la polémica al desvirtuar Ciudadanía«). El diario afirmaba que «el cambio de Ciudadanía no gustó a laa asociaciones de padres, sindicatos ni oposición». «Sirve -subrayaba- para contentar a sectores extremistas políticos y religiosos, consideraron tanto desde la confederación de padres CEAPA, mayoritaria en la enseñanza pública, como desde el PSOE».

Mientras esto ocurría en los principales medios de comunicación, el día de ayer fue una verdadera fiesta entre los padres de familia comprometidos con la defensa de la libertad de educación en la escuela. A lo largo de toda la jornada se multiplicaron los comunicados de plataformas y las felicitaciones y expresiones de alegría y emoción entre los padres objetores  por lo que, tras cinco años de difícil y ejemplar resistencia cívica, a todas luces constituye una trascendental victoria de la sociedad civil frente a una pretensión totalitaria de los poderes públicos.