fotoDetrás de algunas campañas en favor de la eutanasia se ocultan razones de gasto público.

Procurar proporcionar el mayor bien al mayor número de personas, según los recursos disponibles, es importante en cualquier política sanitaria. Pero no puede servir para encubrir una mentali­dad eugenésica, que considera cada vez más a la medicina como una ciencia al servicio de una sociedad perfecta integrada por individuos sanos, donde la eutanasia sería una acción médica más. Sólo desde una ética personalista puede encuadrarse el principio de utilidad en una relación equilibrada con los demás principios y con el respeto debido a la dignidad de la persona y del paciente.

En todo caso el Estado debe mantener una inhibición neutral ante cuestiones morales polémicas, en beneficio de una mayor libertad de los ciudadanos.

María Alonso