Miércoles, 25 de marzo. Facultad de Políticas de la Complutense de Madrid. Un asociación de estudiantes ha organizado, con el apoyo y la presencia de los decanos de la propia Facultad y del Colegio Oficial de Politólogos, una mesa redonda que lleva por título “Educación para la ciudadanía: ¿crea o adoctrina ciudadanos?”.

 Para debatir el tema los organizadores han programado una mesa muy equilibrada: Eva Almunia (Secretaria de Estado de Educación), José Antonio Marina (filósofo y autor del famoso libro de SM), Eugenio Nasarre (diputado del PP) y quien esto escribe, en representación del movimiento social contrario a esta EpC.

 Cualquier foro es siempre una oportunidad para defender el punto de vista de los padres en este tema, pero confieso que esta mesa redonda tenía para mí un especial aliciente: la presencia, en el programa al menos, de Eva Almunia. No quiero tener por menos a nadie, pero Marina ya ha escuchado nuestras razones en más de una ocasión (quizá más de lo que él hubiera deseado, todo se ha dicho) y Nasarre ha sido siempre un político asequible y coherente en este tema (otra cosa, muy distinta, es su partido, que después de tres años sigue sin aclararse).

 La oportunidad de coincidir con Eva Almunia era, pues, el gran atractivo del debate. Ya que se niega sistemáticamente a recibir a los padres opositores a las asignaturas del EpC, al menos en esta ocasión, pensaba yo ingenuamente anoche, no va a tener más remedio que escuchar nuestras razones, en vivo y en directo, al menos durante los diez minutos que me habían asignado los organizadores del acto.

Pues no. Eva Almunia ha disculpado su asistencia -la consabida agenda oficial- pero iba a tratar de mandar a alguien en representación del Ministerio. Pues tampoco. Nadie del Ministerio ha dado la cara esta mañana ante los estudiantes de Políticas para defender esta EpC.

José Antonio Marina tampoco ha podido venir. Es muy comprensible. Pero ha tenido un sorprendente sustituto: Eliseo Moreno, Presidente del Sector de Educación del sindicato de profesores CSI-CSIF. No se ha prodigado mucho este sindicato en la controversia de EpC, pero, salvo error por mi parte, siempre se habían mostrado críticos. Pues tampoco. Su representante hoy en el debate ha asumido, casi al pie de la letra, el argumentario oficial del Ministerio. Cosas veredes…

No canso al lector de este blog con más detalles de un acto, que, por lo demás, ha sido una buena ocasión de presentar y defender nuestras ideas sobre la libertad de educación ante los universitarios y de escucharles también a ellos.

 Tan sólo déjenme que termine con alguna pregunta sobre la ausencia del Ministerio. ¿No hay nadie que pueda representarle un miércoles a las 11.30 en Madrid en un acto presidido por el Decano de una Facultad universitaria, moderado por el Decano de un Colegio profesional y con la participación de un diputado de la oposición?. ¿A estas alturas, ya no tienen nada que decir sobre EpC?. ¿Es que hay miedo al contraste de pareceres?.

Bueno sería conocer por qué el Ministerio de Educación, con la que ha armado con estas “asignaturas de la discordia”, no acude a un debate de estas características.

Jaime Urcelay