Declaraciones de Ramón Novella, presidente de Profesionales por la Ética de Cataluña a La Razón:

BARCELONA- Son muchas las entidades y asociaciones catalanas contrarias a la asignatura Educación para la Ciudadanía. La más contraria es Profesionales por la Ética. Su presidente, Ramón Novella, considera que la materia «corre el peligro de convertirse en instrumento de adoctrinamiento ideológico en la escuela». A su juicio, la asignatura «está atentando contra la Constitución que reconoce el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus propias convicciones». Añade que «el contenido no ha sido consensuando con la comunidad educativa, sólo con asociaciones y entidades mayoritariamente afines al PSOE». Novella también señala que «en definitiva, la introducción de Educación para la Ciudadanía en el currículo escolar nos lleva a la imposición de una verdadera moral de Estado».

También el abogado del Estado en excedencia, Manuel Silva, considera que la materia «es un instrumento para atacar la concepción cristiana de la sexualidad». Por su parte, el presidente del Foro Catalán de la Familia, Jorge Buxadé, cree que «el asunto de Educación para la Ciudadanía no es un hecho aislado, forma parte de un gran plan, enfrenta a los que creen contra los que no creen, creando la dictadura de los laicos, una conciencia moral común a todos los españoles». Desde el Grupo de Entidades Catalanas de la Familia (GEC), su presidente Daniel Arasa denuncia que «no habría problemas en el caso que esta asignatura promulgase los valores humanos, el problema que tiene es que promueve una concepción laicista de la sociedad». Arasa añade que «otro hecho que criticamos de la asignatura es que no defiende los valores tradicionales de la familia, sino que la dibuja como un concepto extraño y estrambótico».

Puede leerse la noticia completa en La Razón Cataluña.