LeyRecientemente la agencia internacional Zenit ha entrevistado al profesor Rafael Navarro-Valls, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y secretario general de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

A partir de las provocadoras preguntas de la periodista Nieves San Martín, Navarro-Valls aborda con gran claridad y realismo las nuevas perspectivas jurídicas en cuanto a la protección del no nacido, el mal llamado “matrimonio entre personas del mismo sexo”, la caída de gobiernos en el mundo a causa de la crisis sin pasar por las urnas y el posible déficit democrático, y cómo se restaura el sistema ecológico moral de un país.

El prestigioso jurista aboga, en lo que se refiere en concreto a la cuestión del aborto, por una reforma de la legislación ordinaria, «comenzando con una visión de los derechos humanos mucho más rigurosa, que impida que el aborto sea conceptuado como un derecho que ha de ser costeado por los contribuyentes y al alcance de cualquier menor sin la autorización de los padres». No obstante, recuerda también que en el ámbito internacional se observa un movimiento constitucional orientado a recoger la tutela de la vida de uno u otro modo, como ha ocurrido en el caso de los 18 estados mexicanos que en un lapso de tiempo relativamente corto han modificado sus constituciones para defender la vida desde la concepción a la muerte natural o lo ocurrido en Europa con la constitución de Hungría.

Respecto a las posibilidades de restauración del sistema ecológico moral a través de las reformas legislativas,  Navarro-Vallas afirma que «en materia de valores sociales, el Derecho tiene un influjo mayor mediante lo que podríamos denominar su actividad negativa. Es decir, puede contribuir a erosionar, por ejemplo, el ecosistema familiar con más eficacia que a restaurarlo, una vez alterado por medidas legislativas precipitadas. En otras palabras, con frecuencia las legislaciones han sido más eficaces contribuyendo al asentamiento de las tendencias desintegradoras de la familia que a su fortalecimiento. A veces, tales leyes se consolidan en una especie de experimentos sin retorno, una vez que han penetrado en el tejido social». Por ello, continúa, «es tarea ardua restaurar el tejido social erosionado por Estados intervencionistas, con una conceptuación de la ley como instrumento diseñado para imponer una moral o una “filosofía de vida” beligerante desde arriba, sin que baste una actividad legal más o menos positiva. Es necesaria la acción conjunta de todos los implicados en el orden social (iglesias, sociedad civil, partidos políticos, sujetos singulares, etc) para restaurar el equilibrio perdido«.

Con este contexto como fondo, el profesor Navarro-Valls finaliza la entrevista recordando una sentencia de Dante que parece escrita para nuestro tiempo: «en períodos de crisis moral, los lugares más ardientes del infierno están reservados para aquellos que conservan su neutralidad

Ver el texto completo de la entrevista de Zenit, pinchando aquí.