timo

En la entrada anterior he tratado de prevenirte contra el «timo de Bibiana Aído y Trinidad Jiménez» que utiliza como gancho o reclamo una moneda falsa (inconstitucional) denominada LOSSRIVE (Proyecto de Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo). El gran timo en cuestión, después del trámite parlamentario, solo espera su ratificación por el Rey y su publicación en el BOE. Se convertirá así, antes del verano, en un «Gran Timo» institucional con todos los sellos reales, pero sin la aprobación y el beneplácito de la calle, a quien se ha hurtado la voz y el voto, pues en democracia debe escucharse al pueblo. Y LOSRIVE no figuraba en el programa electoral de ningún partido.

El «timo Aído y Jiménez» afectará a la bolsa, la salud, la dignidad y a la vida de las capas sociales más indefensas y débiles. Sus efectos directos y colaterales se propagarán masivamente como un peligroso virus, afectando a numerosos colectivos de víctimas que serán engañados en cadena. Te recuerdo que por timar debe entenderse «quitar o hurtar con engaño».

  • Principalmente, se suprime con engaños (el aborto no es un derecho) toda protección jurídica al bebé no nacido, hurtándole el derecho a vivir, es decir, la propia vida. ¿Qué más podrían quitarle?
  • Se priva también a la mujer de su derecho a la maternidad, hurtándole todo tipo de ayudas sociales y solidarias u otras alternativas más humanas como la adopción.
  • Se hurta a las mujeres el derecho a ser informadas sobre las consecuencias de un aborto para su salud física, mental y psicológica, obviando con engaños el «Síndrome Post-aborto».
  • Se hurta a las adolescentes el derecho a ser aconsejadas, apoyadas y acompañadas por sus padres en el difícil trance de un embarazo inesperado. ¿Cabe mayor engaño?
  • En vez de promover ayudas a la natalidad, con el aborto libre se acentúa el invierno demográfico, letal para el relevo generacional y el futuro de las pensiones.
  • En todo caso, quien no se librará en todo este asunto será el contribuyente, que con su esfuerzo fiscal contribuirá a perpetuar el «chollo» de los aborteros, a partir de ahora con el dinero de su bolsillo, sea cual sea su posicionamiento ante el aborto.

Hasta aquí, sólo los afectados por el «timo Aído», gestado en un ministerio, que además, derrocha el dinero público, el presente y el futuro, para financiar el «Mapa de Inervación y Excitación Sexual en el Clít…», entre otros «estudios feministas». Su simple existencia es un infinito escándalo con 5 millones de parados. ¡Qué supriman ya, por piedad, el ministerio de «igual-da»!

Hay algo realmente grave que está pasando desapercibido…

trini

¿Pero, aún hay más? Sí, ahora entra en acción Trinidad Jiménez. ¡Padres, echaros a temblar…!

En este siniestro y demoniaco proyecto de LOSSRIVE, no solamente se vulnera y expropia el principio de la patria potestad, ya que permite a las adolescentes abortar sin el conocimiento de sus padres, además, «hay algo realmente grave que está pasando desapercibido». Son palabras de un joven obispo, valiente donde les haya y vasco de nacimiento, en una entrevista concedida al diario ABC (7 diciembre 2009) tratando de agitar las aguas dormidas de la opinión pública. «A efectos prácticos, afirma Mons. Munilla, a los padres se les roba también la capacidad de decidir sobre la educación sexual de sus hijos desde la más tierna infancia». Padres, expropiados y robados.

Ya quedó claro que timar es «quitar o hurtar con engaño», pero conviene añadir que también consiste en «engañar a otro con promesas y esperanzas» (DRAE).

Bajo la excusa de prevención y salud pública, esta anti-educación que avala la LOSSRIVE o Papá-Estado, promete el máximo placer con la esperanza de reducir al máximo los «riesgos». Sexo a discreción, sin límites, sin amor y sin consecuencias. Esta forma de entender la sexualidad humana no hará otra cosa que fomentar, aún más, la promiscuidad, la anticoncepción, la justificación ética del aborto y otras desviaciones en los niños y jóvenes, y será impuesta obligatoria y coactivamente en todos los centros escolares por agentes dependientes del Misterio de Sanidad y las Consejerías de Salud. Palabra de Trini. «Timo Jiménez». Fracaso seguro.

Y de propina, otro regalito en el ámbito de la sanidad: se hurtará la titulación a los estudiantes de medicina que se nieguen a aprender prácticas abortistas, y a los médicos se les hurtará el derecho a la objeción de conciencia, ingresando así, también, en el «Gran Club de los Timados», mientras los centros abortistas se frotan las manos. Dinero de sangre. Todo muy democrático.

¡Ciudadanos y padres que tenéis hijos!…

Desenmascarado el engaño: ¿Callaremos como muertos ante el aborto masivo de inocentes, principales víctimas del «timo Aído»? ¿Permitiremos que el «chapapote» educativo pringue a nuestros propios hijos y alumnos españoles, víctimas del «timo Jiménez», y anegue de basura la playa virgen de su inocencia y mente infantiles? ¿Comulgaremos con la moneda LOSSRIVE, por muy «Legal y Orgánica» que sea, con la conciencia tranquila? Máxime, cuando la supuesta intención preventiva del proyecto gubernamental LOSSRIVE ya ha fracasado en Francia con un plan similar desde el año 2001, como acaba de publicar la Inspección General de Asuntos Sociales (IGAS) tras un informe encargado por el gobierno galo.

Y, finalmente, los colegios públicos y privados y directores de centros ¿se pondrán de canto, una vez más, ante este terremoto ético y legal que amenaza los cimientos del edificio social y educativo? Sería como andar, pies tras pies, por la orilla de un volcán que vomita lava candente y asesina.

Pero, con todo, aún hay un hilo de esperanza. Si has llegado hasta aquí, permanece atento a la tercera y última entrega de «El timo de Bibiana Aído y Trinidad Jiménez» o una cometa llamada libertad.

Miguel Ausín González