Padres españoles objetan a Ciudadanía en el Instituto Español Giner de los Ríos de Lisboa
 
Madrid, 21 de octubre de 2008.  El conjunto de asignaturas que conforman Educación para la Ciudadanía (Educación para la Ciudadanía de 2º de ESO, Educación Ético-Cívica de 4º y Filosofía y Ciudadanía de 1º de Bachillerato) no solamente se imparten en España. También los españoles que residen en el exterior y llevan a sus hijos a centros escolares dependientes del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte de España reciben, desde este curso, las citadas materias escolares.
Este ha sido el caso de un grupo de padres españoles residentes en Lisboa. Llevan a sus hijos al Instituto Español Giner de los Ríos y se han encontrado con la sorpresa de que sus hijos, a partir de este curso, van a recibir Educación para la Ciudadanía) bajo alguna de sus denominaciones. Interesados por la novedad, descubrieron con asombro que este conjunto de asignaturas, al contrario de lo que sucede en otros países de Europa, ha sido diseñada por el Gobierno español con un claro efecto adoctrinador.  María Fernanda González, una española que lleva a sus hijos al citado Instituto, se ha preocupado de leerse los reales decretos (BOE 5 de enero de 2007) que desarrollan el Área Educación para la Ciudadanía y se ha dado cuenta de que entre sus objetivos está el «profundizar en los principios de ética personal» y abordar «contenidos relativos a las relaciones humanas y a la educación afectivo-emocional», o ayudar a los alumnos a «construirse una conciencia moral».
«No comprendo», asegura María Fernanda, «que el Estado quiera asumir la educación en valores morales de mis hijos o de otros niños y jóvenes, siendo algo que nos compete en primer lugar a los padres. En España hay ya más de 45 mil objeciones, ¿no se debería plantear que estas asignaturas fuesen opcionales o fueran desprovistas de contenido moral? »
De ahí que María Fernanda, junto a otros padres, tanto españoles como portugueses, residentes en Lisboa, haya presentado, acogiéndose a su derecho constitucional, objeción de conciencia para que sus hijos estén exentos de cursar las asignaturas de Ciudadanía. Los escritos de objeción ya han sido entregados e incluso el representante de los padres en el Consejo Escolar del Instituto Giner de los Ríos, Javier Calderón, lo comunicó en una reunión de dicho Consejo. Y los padres objetores, en una carta dirigida a la Embajada española en Lisboa (de la que depende directamente el centro escolar),  «expresaron que objetaban a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía, Educación Ético-cívica y Filosofía y Ciudadanía, por razones de conciencia, amparándose en el derecho fundamental a la libertad ideológica reconocido en el Art.16 de la Constitución Española».
La sorpresa ha llegado cuando los padres objetores han recibido una carta de la Embajada de España (cuya copia se adjunta) negándoles su derecho a objetar, indicándoles que «la materia es obligatoria, como las Matemáticas o el Idioma», recordándoles que «llevan a sus hijos a ese centro voluntariamente» e invitándoles a abandonarlo si manifiestan desacuerdo. Los padres objetores españoles consideran que esta carta vulnera sus derechos fundamentales. « La legislación nacional e internacional nos ampara», asegura María Fernanda. Por este motivo, los objetores de Lisboa están estudiando acciones judiciales en defensa de sus derechos constitucionales a la vez que se organizan para informar a otros padres y apoyarse mutuamente. 
Es preciso recordar que, hasta el momento, 123 resoluciones judiciales (entre sentencias de Tribunales Superiores de Justicia y Autos de medidas cautelares) han eximido a los objetores a Ciudadanía en España, país en el que las objeciones han superado ya las 45 mil. Además, se acumulan en los juzgados españoles unos 600 recursos judiciales de padres que defienden su derecho a educar a sus hijos libremente