La atencion al final de la vida Jacinto Bátiz DIARIO MEDICOMientras el Gobierno anunciaba el Viernes que el texto del proyecto de ley de «muerte digna» sufre un nuevo retraso y que no se presentará hasta el mes de junio, son cada vez más evidentes las claves a través de las cuales el ejecutivo socialista pretende legalizar la eutanasia de manera encubierta. Sin duda, una de ellas es el conjunto de criterios en torno a la  aplicación de la sedación paliativa.

En este sentido, se han publicado en estos días dos importantes reflexiones sobre una de las leyes autonómicas que el Gobierno está tomando como referencia para la elaboración de su borrador: la Ley 10/2011, de 24 de marzo, de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de Morir y de la Muerte, recientemente aprobada por las Cortes de Aragón.

De una parte, el Dr. Jacinto Bátiz, Jefe de la Unidad de Cuidados Paliativos de Santurce-Vizcaya ha publicado en Diario Médico, con el título «La atención al final de la vida», una análisis de la referida ley en el que destaca que»como cualquier tratamiento médico, quien debe indicar la sedación paliativa es médico cuando se dan las condiciones clínicas y éticas para que sea considerada una buena práctica médica».Por eso, afirma el Dr. Bátiz, «es probable que si no tenemos las ideas claras al legislar no estemos garantizando una atención medica adecuada al final de la vida sino confrontando por un lado las exigencias del enfermo garantizadas por la ley y, por otro, la buena práctica médica«.

También el pasado 4 de mayo se hizo pública una Carta Pastoral del episcopado aragonés que, bajo el título «Sólo Dios es el Señor de la Vida»,  lleva a cabo una completa valoración católica de la nueva ley autonómica de Aragón. Junto a otras consideraciones y propuestas de gran interés, los obispos denuncian que «es insuficiente la definición restrictiva que recoge esta ley en la parte II de su Preámbulo y con la cual persigue no sean etiquetadas de eutanasia acciones que no lo son. Las acciones realizadas intencionalmente para causar la muerte del enfermo y así evitarle sufrimientos  -por acción positiva o por acción de omisión-, aunque se sumen a la causa de la enfermedad presente, han de calificarse de eutanasia. Y esto aunque esa enfermedad fuera a lleval al enfermo inevitablemente a la muerte en breve o a largo plazo».

Leer la noticia de Europa Press «El Gobierno remitirá al Congreso la Ley de Igualdad de Trato en mayo y la de muerte digna en junio» (04/05/2011).

Leer el texto completo de la Ley 10/2011, de 24 de marzo, de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de Morir y de la Muerte (Aragón).

Descargar en pdf el artículo del Dr. Jacinto Bártiz «La atención al final de la vida» (Diario Médico, 28/04/2011).

Ver el texto íntegro de la Carta Pastoral del episcopado aragonés «Sólo Dios es el Señor de la vida».

Leer la nota de prensa de Profesionales por la Ética «La ley gubernamental de ‘muerte digna’ evitará términos polémicos pero abrirá la puerta a la eutanasia» (04/05/2011).

Ver más sobre la Campaña de Profesionales por la Ética Vida Digna.