Marcha por la Vida de Madrid 7 de MarzoContinúan las reacciones a la negativa del Tribunal Constitucional -por un sólo voto de diferencia- a suspender una ley que va a provocar de manera irreversible el mayor daño, la mayor injusticia, que pueda imaginarse: la eliminación de la vida de seres indefensos.

«El TC, afirma el diario ABC en su Editorial de hoy, ha perdido una nueva oportunidad para demostrar su independencia y capacidad de aplicar la Constitución atendiendo a su espíritu genuino y no solo a criterios formalistas».

«La diferencia son vidas», tal y como destaca el magistrado José Luis Requero en La Razón. El Tribunal tardará ahora por lo menos dos años en dictar sentencia y «en ese tiempo, subraya Requero, continuará el negocio abortista. Según los últimos datos, en 2008 se practicaron 115.812 abortos, luego en dos años 231.624, y eso sin olvidar que la cifra crece cada año y que la ley fomenta el aborto. Esto da  idea de la diferencia entre suspender o no».

La Historia juzgará esta trágica omisión del Constitucional. A quienes creemos que la vida es un derecho inviolable de todo ser humano y que nunca se puede legitimar la muerte de un inocente, sólo nos cabe mientras tanto seguir luchando, con más coraje aun, por la definitiva abolición del aborto en nuestra sociedad.  El derecho a vivir no es negociable.

Leer el Editorial de ABC «Aborto irreversible».

Leer el comentario de José Luis Requero en La Razón «La diferencia son vidas».

Leer el artículo de Ignacio Sánchez Cámara en La Gaceta «Aborto y Constitución».

Leer el artículo de Eugenio Trías en ABC «Una ley abortada».

Leer el artículo de Jesús Higueras en ABC «Una penosa realidad».