Cuidados paliativosExiste gran diferencia ética entre «provocar la muerte» y «permitir la muerte»: la primera actitud rechaza y niega la vida; la segunda, en cambio, acepta su fin natural. Todo acto intencionado de provocar la muerte de un paciente, por acción u omisión, pedida por el paciente o aplicada sin su consentimiento, es contraria a la ética médica y constituye una grave falta deontológica.

Para los médicos, la convicción ética y deontológica se ha mantenido intacta a lo largo de los siglos y  la claridad léxica y conceptual está presente en los textos deontológicos de mayor relevancia. La Declaración sobre la Eutanasia, (1987) por la Asociación Médica Mundial afirma que la eutanasia, es decir, el acto deliberado de dar fin a la vida de un paciente, ya sea por su propio requerimiento o a petición de los familiares, es contraria a la ética El Grupo de Trabajo de la British Medical Asso­ciation para revisar las directrices de la Asociación sobre eutanasia (1990) se refirió en el mismo sentido. Asimismo, en España el Código Deontológico (de medicina y enfermería) recuerda el deber ético de los profesionales.

María Alonso. Medico de Familia

Este artículo está basado en

* Respetar la dignidad del moribundo. Consideraciones éticas sobre la eutanasia. Manuel Alarcón Vázquez (se adjunta).Consideraciones eutanasia ALARCÓN