El pasado  27 de agosto concluyó en Arequipa (Perú) el XIX Congreso Internacional Ciencia y Vida,  organizado conjuntamente por la Universidad Internacional Libre de las Américas y la Universidad Católica San Pablo bajo el lema «Entre lo Civil y lo Político, la ciudadanía del siglo XXI».

Los dos días de jornadas académicas con conferencias, ponencias y debates, culminaron con la lectura de la Declaración de Arequipa en la que, a lo largo de siete puntos, se hace un llamamiento a la participación de la población civil en el poder público, se defiende la subsidiaridad que de cobertura a iniciativas sociales y se apuesta por un sistema educativo plural, entendiendo la cuidadanía como conjunto de derechos y deberes. La Declaración recuerda también el peligro del populismo político y hace un llamado a profundizar en una mayor separación de poderes.

A propósito de este interesante Congreso, reproducimos a continuación la nota de prensa facilitada por la Universidad Católica San Pablo. Recomendamos también vivamente la lectura completa de la Declaración de Arequipa, a la que puede accederse pinchando aquí.

FORTALECER LA FAMILIA Y LA EDUCACIÓN SON LA CLAVE PARA CONSOLIDAR UNA CIUDADANÍA RESPONSABLE

“El ciudadano tiene que responsabilizarse de su papel… Estamos un poco adormecidos, acostumbrados a un Estado paternalista al que exigimos que satisfaga muchas de nuestras necesidades, pero somos muy renuentes a participar o implicarnos, ya sea por la vida política o mediante organizaciones de la sociedad civil”, indicó el Dr. Jorge Sebastián Lozano,secretario general de la Universidad Internacional de las Américas.

Estas palabras las brindó en la clausura del XIX Congreso de Ciencia y Vida. En este evento organizado por el Instituto para el Matrimonio y la Familia de la Universidad Católica San Pablo, se analizó el rol de la ciudadanía a partir de 5 mesas temáticas: Ciudadanía familiar, salud pública, educación, economía social y democracia. Tras los el evento, se emitió una declaratoria con las principales conclusiones de cada mesa temática.

Fueron cerca de 20 expertos de diversos países los que analizaron estos temas. Una de las principales conclusiones a las que llegaron es que la familia y la educación, son claves para la formación de una ciudadanía responsable, pues la familia además de su enorme importancia para sus miembros, tiene una repercusión social clave, de allí la importancia de cuidarla y respetar su naturaleza.

“Otro espacio de socialización primaria, es la educación tanto de modo formal (escuela) o informal. Incluso en los términos económicos los réditos son muy buenos. Todo lo que sea fortalecer la familia y educación es una manera de consolidar a la ciudadanía para el siglo XXI”, enfatizó el Dr.Jorge Sebastián Lozano.

En sus palabras un ciudadano que no participa daña a la sociedad y a sí mismo, y recordó que se requiere compromiso, participación y espíritu crítico, para ser ciudadano de una democracia. “El Estado debe fomentar y facilitar que desde diversas instancias la gente se sienta protagonistas del Estado y no unos votantes que asisten de modo pasivo a la vida pública”, precisó.

En el documento también destaca la práctica de la responsabilidad social, la cual debe exigirse a todas las empresas e instituciones mediante los oportunos incentivos y obligaciones, que el Estado puede establecer. Asimismo, el rol de la sociedad civil organizada pues allí se ofrecen posibilidades de acción, unión y confirmación de redes entre los ciudadanos que otras instancias no permiten.

El Dr. Germán Chávez Contreras, rector de la UCSP, destacó la importancia de los temas analizados en este congreso, más aún en el contexto en el que nos encontramos de cara a las próximas elecciones municipales y regionales.

“La familia es donde se forman a los ciudadanos, la salud pública y la educación son claves para combatir la pobreza. Un niño desnutrido y con bajo nivel educativo cuando se incorpore a la vida laboral, no va a tener calificación y así va a seguir en pobreza”, sostuvo.

Acotó que la democracia debe ser entendida como nuestra capacidad de ser ciudadanos y no solo electores y que la economía no solo debe basarse en cifras sino también en las repercusiones sociales de las medidas dictadas y recalcó la necesidad de recuperar la institucionalidad en el país.

Esta edición del congreso fue organizada conjuntamente por la Universidad Internacional Libre de las Américas y la Universidad Católica San Pablo. Es la primera vez que este evento se desarrolló en Arequipa.

http://www.ucsp.edu.pe/index.php/archivo-de-noticias/item/9051-fortalecer-la-familia-y-la-educacion-son-la-clave-para-consolidar-una-ciudadania-responsable

(Foto: Universidad Católica San Pablo).

Descargar el texto completo de la Declaración de Arequipa pinchando aquí.