images

En el marco de la JMJ 2011, el 19 de agosto Benedicto XVI se encontró con jóvenes religiosas en El Escorial. Eran consagradas tanto de vida activa como contemplativa, seguidoras de diferentes carismas, a las que recordó precisamente que cada carisma, cada camino escogido para la vida religiosa, es una palabra evangélica que el Espíritu Santo recuerda a su Iglesia.

El Santo Padre recordó a las religiosas que su consagración total a Dios cobra una especial relevancia hoy, cuando «se constata una especie de «eclipse de Dios», una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza».

Descargar los textos completos de las palabras de Benedicto XVI en la JMJ Madrid 2011

Leer en nuestro blog «Amanece en Cuatro Vientos»

También hizo referencia a los diversos caminos de vida apostólica de las religiosas de vida activa, en cuyos surcos germina la semilla evangélica en la educación de niños y jóvenes, el cuidado de los enfermos y ancianos, el acompañamiento de las familias, el compromiso a favor de la vida, el testimonio de la verdad, el anuncio de la paz y la caridad, la labor misionera y la nueva evangelización, y tantos otros campos del apostolado eclesial.

Y como vicario de Cristo, les recordó que la Iglesia necesita de vuestra fidelidad joven arraigada y edificada en Cristo. Gracias por vuestro «sí» generoso, total y perpetuo a la llamada del Amado.