La que se ha dado en llamar «batalla de Educación para la Ciudadanía (EpC)», en referencia a la larga campaña para conseguir la eliminación de dichas asignaturas adoctrinadoras en el currículo obligatorio de los escolares españoles, ocupa, por muchos motivos, un lugar muy destacado en los 20 primeros años de existencia de Profesionales por la Ética.

Iniciada prácticamente en el último trimestre de 2004 al conocerse la intención del Gobierno Zapatero de introducir una nueva área de educación en valores en el sistema educativo  — el 22 de noviembre de ese mismo año Peces Barba destacaría en El País que la iniciativa «habrá justificado esta legislatura»–, la campaña, después de casi ocho años, se prolonga todavía al día de hoy.

Las expectativas de su culminación con éxito son, no obstante, más claras que nunca: el último anteproyecto para la reforma educativa, publicado el pasado 3 de diciembre, contempla la total desaparición de las polémicas materias. Falta, evidentemente, su aprobación por las Cortes. No renunciamos tampoco a la normalización académica de los alumnos que durante estos años han objetado a EpC ni, por el momento, al resultado de los recursos interpuestos ante el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Sobre el tema de EpC, en sus diferentes vertientes, hay muchísimo escrito y publicado. Una abundantísima documentación es fácilmente accesible en internet (la web www.objetores.org, por ejemplo, constituye un formidable banco documental), en las hemerotecas y en las bibliotecas. En lo que a nosotros se refiere, resulta difícil calcular el número de notas de prensa, artículos, entrevistas, intervenciones en radio y televisión, folletos e informes… en los que nos hemos referido a EpC a lo largo de estos años.

El libro «¡Ni un paso atrás!»

En septiembre de 2009 publicamos en Criteria Club de Lectores el libro «¡Ni un paso atrás! La batalla de los padres frente a Educación para la Ciudadanía» en el que se abordan de manera sistemática y muy completa las diferentes dimensiones del conflicto: antecedentes y promotores, ideología subyacente, contexto europeo, historia de la movilización social y plano jurídico. La obra, escrita de manera colectiva y firmada por Profesionales por la Ética, incluye también una exhaustiva cronología de la «batalla de EpC», que va desde el 27 de diciembre de 2004 hasta 11 de febrero de 2009, es decir hasta las fechas clave de las asombrosas sentencias del Tribunal Supremo.

«¡Ni un paso atrás!» tuvo una excelente acogida por parte de los padres que engrosaban las plataformas sociales y, distribuido fundamentalmente a través de éstas, se agotó en apenas unos días. Más de una vez hemos estado a punto de reeditarlo, actualizándolo con los significativos acontecimientos posteriores al cierre del texto del libro, desde el II Encuentro Nacional de Objetores a Educación para la Ciudadanía del 28 de febrero de 2009 hasta el acto organizado hace apenas unos días  -el martes 15 de enero de 2013-  en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para presentar, por iniciativa -¿cómo no?-  de la Fundación Cives, el Memorándum al Consejo de Europa sobre el proyecto del Gobierno de suprimir Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos del currículo escolar. La documentación está preparada y al día de hoy no descartamos emprender, antes o después, dicha publicación.

Sea cual sea la decisión final sobre el nuevo libro, sí hemos querido aprovechar la celebración de nuestro 20 Aniversario para facilitar a nuestros amigos y, en general, a cualquier persona interesada, la descarga gratuita en pdf del primer libro, lo que puede llevarse ya a cabo a través del banner que hemos colocado en la portada de nuestra página web.

Los padres son los protagonistas

Si hay una idea central y dominante en el mencionado libro (empezando por su título) y en cualquier otra referencia que Profesionales por la Ética haya publicado a lo largo de todos estos años, es que los protagonistas de la batalla de EpC han sido los padres objetores que decidieron dar un paso de coraje cívico para defender el derecho a educar libremente a sus hijos. Así lo vamos a mantener siempre porque es de justicia y porque es nuestra experiencia de todos estos años.

Profesionales por la Ética ha querido siempre para sí un papel subsidiario en esta batalla de la sociedad civil. Un lugar proactivo y muy comprometido, desde luego, pero en todo momento subsidiario de los padres y sus propias decisiones, energías y capacidades.  Nunca hemos creído en otra cosa y más allá de los humanos errores  -que, por supuesto, ni han faltado ni van a faltar-   los hechos objetivos están ahí para probarlo de manera incontestable.

Sin dejar de tener presente esta premisa, en sucesivas entregas vamos a tratar de reflejar precisamente la crónica de la participación de Profesionales por la Ética en esta historia de éxito que es la «batalla de EpC». Por muchos motivos, se trata de una etapa crucial en nuestra historia asociativa y personal. Y es que quizá en ella, como en ningún otro momento de esta ya larga trayectoria de 20 años, hemos experimentado el regalo de la pasión del servicio gratuito a los demás haciendo bien común, aun en medio de incomprensiones cuyo juicio confíamos a Dios Misericordioso.