Tuve la gran oportunidad de estar en Nueva York hace casi dos semanas representando a Profesionales por la Ética en el evento más concurrido de Naciones Unidas, el quincuagésimo noveno encuentro para Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer: CSW59ª, donde se han reunido más de 9.000 representantes de países y ONG’s de todo el mundo desde el 9 hasta el 20 de marzo. Por si fuera poco, también se celebran 20 años desde la Declaración de Pekín por lo que es de vital importancia revisar los avances y retos que se habían estipulado en la Plataforma de Acción de dicha Declaración.

El contenido de muchos de los eventos a los que asistí eran una mezcla de todo un poco, predominaban aquellos sobre la violencia de género, otro presentado por las madres de las niñas secuestradas por Boko Haram (siguen desaparecidas 230), uno encabezado por Israel sobre las adolescentes forzadas a casarse con hombres que les doblan la edad, o un evento promovido por ONG’s de Corea sobre la participación política infrarrepresentada de la mujer en el sudeste asiático. El más radical en cuanto a ideología de género fue uno patrocinado por Suecia que se titulaba “¿Por qué los derechos reproductivos importan?”; como se imaginarán y sin pelos en la lengua hablaron del aborto seguro como uno de los derechos más importantes a lograr, sin dar espacio a preguntas ni voces discrepantes.

Fue una semana muy intensa en la que yo tenía la misión de difundir la Declaración Women of the World a toda mujer que me encontrara en los pasillos de Naciones Unidas, abordarlas después de los side events promovidos por las delegaciones de los países miembros, o en los parallel events preparados por los representantes de las ONG’s; inclusive la cafetería era el sitio ideal para sentarse a tomar algo y hablarles sobre la Declaración.

Al dialogar con todas estas mujeres que habían venido de todos los rincones del mundo para denunciar las injusticias que sufren las mujeres de sus países y contribuir a mejorar la situación de éstas, muchas de ellas se mostraron muy interesadas en la Declaración y varias de ellas provenientes de Nigeria, China, Suecia, Camerún, Bulgaria, Sudán, Rusia o Egipto sin dudarlo se sumaron.

La Declaración se ha entregado oficialmente a la Directora de la División de Políticas en ONU-Mujeres Dña. Begoña Lasagabaster, a la Embajadora de Hungría Ms. Katalin Bogyay, a la Presidenta del Instituto Nacional de la Mujer de México, quien encabeza la Delegación Oficial de dicho país, Dña. Lorena Cruz, y al Nuncio y Observador Permanente para la Santa Sede, el Reverendísimo Bernadito C. Auza.

Por otra parte, el pasado 12 de marzo en el Instituto Cervantes en Nueva York se organizó un evento paralelo por parte de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) sobre la importancia de implementar una igualdad de la mujer en términos de conciliación de la vida familiar y laboral. La presidenta de dicha Federación Dña. Ana Bujaldón habló de la necesidad de considerar el valor social de la maternidad como valor económico también, aportando asimismo el diferencial femenino en el lugar de trabajo. Les hice entrega de nuestro tríptico de Mujer Madre y Profesional a las panelistas, entre las que destaca Carmen Plaza del Instituto de la Mujer de España.

El viernes 13, en el evento co-organizado por Family Watch International, Sharon Slater nos felicitó por el trabajo que desde Profesionales por la Ética hemos venido haciendo en defensa de la dignidad de la persona humana. Por la tarde acudimos a un festival de cine montado por Center for Family and Human Rights (C-Fam) sobre tres documentales dirigidos por Jennifer Lahl del Center for Bioethics and Culture Network, entre los que destaca uno cuyo título traducido al español es: “Criadoras: una subclase de mujeres”. Fue muy interesante, en el debate posterior a la proyección pude exponer al auditorio el contenido de la 5ª demanda de nuestra Declaración que consiste en la prohibición universal de la maternidad subrogada, que fue acogida por varias representantes de organizaciones de mujeres presentes y nos contactaremos para trabajar juntas sobre este punto.

Y para cerrar con broche de oro la semana, el sábado tuvimos el evento paralelo de la presentación de la Declaración junto con la Plataforma recién estrenada Women of the World, en colaboración con Instituto de Política Familiar, Construye: Observatorio para la Mujer de América Latina y el Caribe, y la Asociación Cívica Femenina (ANCIFEM). El panel estaba formado por Lola Velarde del IPF y Olivia Serrano de Construye y la que suscribe, de Profesionales por la Ética. Auditorio completamente lleno, aproximadamente 100 personas. Hubo un aplauso emocionante, comentarios de esperanza y agradecimiento del público. El éxito rotundo de este evento no hubiese sido posible sin la colaboración de la plataforma Be Woman que cada año capacitan  y llevan a la CSW a un grupo de jóvenes hispanohablantes.

Gracias por toda la colaboración y ayuda recibida para esta iniciativa que empezó siendo una acción desde Mujer, Madre y Profesional de cara al Día Internacional de la Mujer y ahora ¡es ya una Plataforma Global! Ha sido muy fructífero y provechoso la CSW59ª,  tanto para nosotros, como para toda la sociedad civil implicada en el tema de la mujer, fundamental para todos los ataques contra a la cultura de la vida y el bien común.

Mª Luisa Peña

PD: El vídeo de presentación de Women of the World en español lo puedes ver aquí.