santiago-papa-barcelonaEl presidente de Profesionales por la Ética de Cataluña, Ramón Novella, ha manifestado su apoyo a la visita del Papa Benedicto XVI a Barcelona que tendrá lugar durante los días 6 y 7 de noviembre y cuyo acto central será la Misa y consagración del Templo de la Sagrada Familia.

“Esta visita –ha manifestado- resulta particularmente oportuna en estos momentos ya que nuestra sociedad necesita un mensaje claro en defensa de la vida, la familia, la educación y el bien común; valores todos ellos que están sufriendo un fuerte ataque por culpa de las políticas que llevan a cabo tanto la Generalitat como el Gobierno central con iniciativas como la ampliación del aborto, el matrimonio y la adopción por parejas del mismo sexo, los recortes en pensiones y ayudas a la familia, la perversión y adoctrinamiento de los menores con programas de educación sexual o con la educación para la ciudadanía”.

Novella ha añadido que la voz del Papa es una «denuncia frente al panorama actual y una defensa de la verdad del ser humano frente al relativismo ético y las concepciones basadas en los prejuicios y estereotipos de la ideología de género». También es una denuncia frente a la pobreza y la injusticia que padecen muchas naciones que sufren por el hambre y las guerras.

Por otra parte, Novella ha criticado la campaña en contra del Papa orquestada por grupos minoritarios ya que en su opinión, “demuestran tener un talante fanático, demagógico e intolerante y son incapaces de defender sus planteamientos con argumentos racionales». Además, tales grupos llevan años recibiendo cuantiosas subvenciones de la Generalitat, un dinero que es de todos los ciudadanos y que podría haberse dedicado a atender a los sectores más necesitados.  “Resulta especialmente grave –ha añadido- que se hayan sumado a esta campaña algunos cargos y medios de comunicación públicos que actúan contra el sentir mayoritario de los ciudadanos”.

Finalmente, el presidente de Profesionales por la Ética de Cataluña ha llamado a los barceloneses y al conjunto de la sociedad catalana a dar su bienvenida a Benedicto XVI colocando banderas en los balcones y asistiendo a los actos previstos, “porque el Papa merece ser recibido con todo nuestro aliento”