La estadística es escalofriante: un 10% de la población mundial se encuentra enganchada a la pornoadicción, «la droga más dura del siglo XXI». Y la industria pornográfica sigue creciendo, a pesar de las alertas de los expertos, quienes advierten sobre el grave daño que está causando: rompe matrimonios, destroza familias y crea auténticos adictos.

Son datos que aparecen en un reportaje de Actuall, firmado por la periodista Cristina Castro, sobre la lacra de la pornografía, sus efectos y posibles soluciones, tomando como punto de partida un informe elaborado por la plataforma de pornografía audiovisual más importante de la red,

Para este reportaje el citado diario recabó la valoración de Profesionales por la Ética a través de Teresa García-Noblejas, directora de Comunicación, quien destaca que «el problema es de largo recorrido y debe afrontarse desde la formación integral de jóvenes y adolescentes».

Ante esta nociva adicción, la portavoz de Profeionales por la Ética apela a la labor de las familias: “reforzando el control parental de Internet, dando ejemplo, estando atentos a las causas que provocan la curiosidad por la pornografía a un adolescente y hablando con los hijos en función de su edad y madurez”.

Además, subraya, no debe olvidarse la responsabilidad de las administraciones, pues “el modelo de educación afectivo-sexual que imponen mayoritariamente las Administraciones sanitarias y educativas promueven un uso de la sexualidad cuyo único fin es el placer”.

“De ahí que sea necesario trabajar para que los padres puedan transmitir a sus hijos modelos de educación afectivo-sexual basados en compromisos estables, proyectos de vida compartidos, respeto a la persona (sea hombre o mujer) y entrega mutua, incluyendo las relaciones sexuales en ese contexto”, concluye García-Noblejas.

Para leer el reportaje de Actuall «España en el Top 20 de los países que más pornografía consumen», pinchar aquí.