Uno de los temas recurrentes de principios de curso viene siendo la situación de las polémicas asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC) establecida por el Gobierno de Zapatero y recientemente modificada por el Partido Popular.

«Después de 6 años de existencia de la asignatura, sigue habiendo controversias en torno a ellas», asegura Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética. Esta asociación, para responder a la infinidad de preguntas que tiene que responder todos los principios de curso, ha elaborado una guía con el título Educación para la Ciudadanía: en España. 20 cuestiones controvertidas. En forma de preguntas y respuestas, la publicación aclara aspectos como Educación para la Ciudadanía en Europa, la aplicación de las asignaturas en España y la reciente reforma de estas asignaturas llevada a cabo por el PP.

Sobre la modificación realizada por el Gobierno de Mariano Rajoy, Urcelay reconoce que «Se ha procurado la eliminación o matización de algunos de los contenidos más controvertidos, pero se ha mantenido prácticamente intacta la estructura de objetivos y criterios de evaluación que configuran la asignatura como una moral de Estado que debe asumirse y practicarse».

La EpC del PP mantiene contenidos que reflejan su esencia adoctrinadora y moralizante porque, textualmente, incluye frases como las siguientes:

  • (EpC) contribuye directamente a la dimensión ética de la competencia social y ciudadana, favoreciendo que los alumnos reconozcan los valores del entorno y, a la vez, puedan evaluarlos y comportarse coherentemente con ellos, al tomar una decisión o al afrontar un conflicto.
  • (EpC) pretende el desarrollo de niños como personas dignas e íntegras, lo que exige reforzar la autonomía, la autoestima, el afán de superación, y favorecer el espíritu crítico para ayudar a la construcción de proyectos personales de vida.

Por otro lado, el presidente de Profesionales por la Ética asegura que el influjo de la reforma del PP publicada en agosto en el Boletín Oficial del Estado se está traduciendo en añadir unos escasos contenidos nuevos a la formulación socialista de EpC.

«Mientras EpC no desaparezca», concluye Urcelay, «seguirá creando conflicto. Es lógico porque son materias escolares creadas para impartir doctrina y moral a los alumnos; por eso es un motivo de confrontación ideológica y política que no responde a unos contenidos curriculares objetivos y académicamente evaluables sino al capricho del político de turno. Por eso nos oponemos a ella, tanto a la del PSOE como a la del PP».

Descargar en pdf la guía «Educación para la Ciudadanía en España. 20 cuestiones controvertidas».