En los próximos días (8-9 de septiembre) se vota en el Parlamento Europeo el conocido como “Informe Rodrígues», una iniciativa liderada por la eurodiputada socialista Lilliana Rodrigues que implicaría imponer la ideología de género en todos los centros educativos de la UE, según Profesionales por la Ética ha venido informando en esta misma página (ver Petición internacional ante un nuevo intento de imposición de la ideología de género en las escuelas de la UE).

La aprobación de este Informe obligaría, entre otros aspectos, a modificar los libros de texto y “reeducar” al profesorado en la perspectiva de género. Ésta implica que los seres humanos no nacen varón o mujer sino que es la sociedad y la educación quien configura el género de cada individuo, que puede cambiarlo a lo largo de su vida.

Pues bien, el Informe Rodrígues, elaborado bajo el título Emancipación de las niñas mediante la educación en la UE, responde a esta ideología. A pesar de las diferentes iniciativas para frenar esta imposición ideológica, el Informe Rodrigues fue aprobado por el Comité de Derechos de la Mujer y de Igualdad de Género el pasado 16 de junio.

En vísperas de su votación numerosos ciudadanos europeos están escribiendo a sus eurodiputados para que voten en contra del Informe Rodrígues gracias a la petición realizada por Profesionales por la Ética a través de CitizenGo. A fecha de hoy, son casi 100 mil europeos que están diciendo NO al adoctrinamiento escolar propuesto por la eurodiputada Rodrigues.

Además, la organización Europe for Family está liderando una campaña europea de información y acción en torno al Informe Rodrigues, para lo cual ha difundido un completo análisis del mismo que puede descargarse pinchando aquí. Así, varias asociaciones, como Europe for Family, Profesionales por la Ética y la plataforma Women of the World, se han dirigido al Presidente del Parlamento Europeo para solicitarle que retire el texto del Informe y no lo someta a votación.

Leonor Tamayo, presidenta de Profesionales por la Ética (la asociación que encabeza la oposición al Informe Rodrígues en España), se ha trasladado ayer a Bruselas para impulsar, junto a otras entidades, la petición de suspensión del texto presentado por la eurodiputada socialista.

Tal como explica Tamayo, las organizaciones que se oponen a este texto aseguran que vulnera tres principios fundamentales:

– No respeta el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y/o religiosas y a ser sus primeros educadores.

– Ignora tratados internacionales y convenciones como la reciente declaración de Naciones Unidas de Protección de la Familia, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención de Derechos del Niño y la Convención Europea de Derechos Fundamentales.

– Incumple el principio desubsidiariedad establecido en el artículo 5 del Tratado de Lisboa (que establece que la educación no es competencia comunitaria).

“En concreto”, recuerda Leonor Tamayo, “el Informe que se pretende aprobar el próximo 8 de septiembre en el ParlamentoEuropeo impondría un determinado modelo de educación sexual en las aulas de primaria, promovería el aborto (con el pretexto de que la mujer debe tener “control” sobre su propio cuerpo), promovería la homosexualidad en la escuela (supuestamente para evitar el bullying a los alumnos) e impediría hacer alusión a las diferencias entre hombre y mujer, consideradas «estereotipos de género».

Para leer el texto completo de la Propuesta de Resolución contenida en el Informe Rodríguez (en español), pinchar aquí.

Para descargar el análisis del Informe Rodríguez realizado por Europe for Family (en español), pinchar aquí.

(En la imagen, Leonor Tamayo (segunda por la izquierda), Presidenta de Profesionales por la Ética, en la sede del Parlamento EuropeoBruselas, apoyando el no al Informe Rodrígues).