Profesionales por la Ética se adhiere a la propuesta para que el proyecto de Ley del Aborto sea sometido a un referéndum consultivo


Madrid, 12 de enero de 2010.
– La asociación civil Profesionales por la Ética ha decidido sumarse a la iniciativa social que pide la convocatoria de un referéndum sobre la ampliación del aborto en España, al entender que se trata de un caso muy evidente de «decisión política de especial trascendencia», como prevé la Constitución en su artículo 92.1 para esta fórmula de democracia directa.
En opinión de Profesionales por la Ética, existen al menos tres razones fundamentales que aconsejan la convocatoria de un referéndum sobre el Proyecto de Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, que el pasado 17 de enero superó su primer trámite en el Congreso con un muy escaso margen de votos:
1. El Proyecto de Ley suprime en nuestro sistema de libertades el derecho de todos a la vida y la protección jurídica del nasciturus. Representa un cambio revolucionario en los valores básicos de nuestra comunidad al pretender convertir lo que hoy es todavía un delito en un supuesto «derecho de la mujer», a la que además deja abandonada sin ofrecerle alternativas para el libre ejercicio de la maternidad. Un cambio de esta gravedad, que se pretende proyectar también sobre la educación obligatoria y la cultura social, justifica sobradamente una consulta popular.

2. Tanto los datos de la ciencia como la opinión de reconocidos juristas demuestran la falta de verdaderos argumentos racionales para una reforma legal de este calado. El ser humano existe, con plena dignidad personal, desde el momento de la concepción y es siempre merecedor de tutela jurídica. Sólo intereses ideológicos y económicos pueden justificar una reforma legal cuyo verdadero alcance se está hurtando a la opinión pública, que tiene derecho a una información completa y que no puede quedar al margen de una decisión tan importante para nuestro futuro.

3. La escasa diferencia de votos en la votación del Congreso del pasado 17 de diciembre, la negación a los diputados de la libertad para votar en conciencia en un asunto moral grave como es el del aborto, o la amplia respuesta popular a las movilizaciones cívicas del 28 de marzo y el 17 de octubre de 2009, demuestran que este proyecto del Gobierno está provocando una profunda fractura social que no puede ser negada por más tiempo. Sólo la retirada del Proyecto de Ley o un referéndum popular pueden ya restablecer la confianza de los ciudadanos en sus políticos.

Para Jaime Urcelay, Presidente de Profesionales por la Ética, «los políticos quieren decidir por todos en un asunto de la mayor gravedad, sin un debate social real y al margen de la opinión de los ciudadanos. La ampliación del aborto ni tan siquiera estaba en el programa electoral del PSOE y esto hace ilegítimo un proyecto de tanta trascendencia»”.
“Las encuestas disponibles», añade Urcelay, «demuestran el divorcio existente en el tema del aborto entre los partidos y el sentir popular mayoritario. El referéndum será una prueba ineludible de democracia para nuestros políticos».