Monseñor Braulio Rodríguez

El diario ABC de Toledo ha recogido en sus páginas la carta abierta que Monseñor Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo y Primado de España, ha dirigido a algunos profesores del IES Alfonso X el Sabio de Toledo. Dichos profesores se habían dirigido previamente al obispo, con ocasión de una visita del mismo a dicho centro, cuestionando abiertamente la presencia de la enseñanza religiosa en la escuela de iniciativa pública.

Monseñor Rodríguez Plaza argumenta en su carta, de manera lógica y con fundamentos claros, las razones que sostienen que la escuela de iniciativa pública sea también un espacio legítimo para la enseñanza religiosa. Para ello empieza por poner de manifiesto el dato fundamental omitido en las críticas de los mencionados profesores: son los padres, «como fundamentales responsables de la educación de sus hijos», quienes desean, «en proporción bastante alta, Religión y Moral Católica en la Escuela». «La Escuela, subraya también, no es laica o creyente: lo son las personas y la opción de los padres debe ser respetada».

«La educación, continúa la carta abierta, es global y los humanos somos seres que no funcionamos en compartimentos estanco. ¿Cómo no ver que en el espacio Escuela no puede faltar la enseñanza razonada de la Religión Católica? La clase de Religión no es impartir doctrina; no es Catequesis, ésta se celebra en la parroquia. Es una afirmación gratuita que la Iglesia Católica utilice el centro educativo para la catequización».

Respecto al tema de la financiación de dichas enseñanzas, Monseñor Rodríguez Plaza recuerda que «el Estado o las Autonomías pagan en efecto, a los profesores aptos –con su titulación correspondiente- de Religión Católica, como a los profesores de otras asignaturas optativas; algo que no sucede con la Educación para la Ciudadanía, asignatura que en tantos casos atenta contra la libertad religiosa, al aceptar los poderes públicos textos que enseñan la moral del gobierno de turno. La Iglesia Católica no recibe fondos públicos para el mantenimiento de los centros educativos concertados. Paga a esos profesores porque imparten un servicio público a hijos de ciudadanos que pagan impuestos. Es sabido que esos centros concertados salen más baratos a la Consejería que los centro de Iniciativa pública. Podemos cotejar las cifras. No todas las afirmaciones, pues, de estos profesores son indiscutibles; contienen juicios respetables, pero tal vez también pre-juicios».

Leer en ABC de Toledo el texto íntegro de la «Carta abierta a algunos profesores del Instituto de Educación Secundaria Alfonso X el Sabio» (20/04/2012).