El dRamón Novellaiario La Razón dedicaba ayer su editorial y un amplio reportaje a la libertad educativa, que considera  -con todo fundamento- una ‘asignatura pendiente‘. ‘Vivir en una autonomía u otra  -afirma el rotativo-  condiciona la libertad de los padres para elegir un colegio para sus hijos. (…) El Ministerio de Educación y las autonomías deberían actuar más responsablemente, atendiendo a los requerimientos de la sociedad‘.

El diario incluye también un artículo de opinión sobre el mismo tema del Presidente de Profesionales por la Ética de Cataluña, Ramón Novella. Bajo el título ‘La educación, en situación de peligro’, Novella, que es también psicopedago y profesor en la Universidad Abat Oliba, reivindica ‘un cambio de mentalidad y de política’.

Reproducimos a continuación el texto completo del artículo de Novella.

Leer el editorial de La Razón ‘La libertad educativa, asignatura pendiente’ (05/01/2011).

Leer el reportaje de La Razón ‘Libertad educativa: necesita mejorar’ (05/01/2011).

LA EDUCACIÓN, ESN SITUACIÓN DE PELIGRO

Ramón Novella

Presidente de Profesionales por la Ética de Cataluña y profesor en la Universidad Abat Oliba CEU

(La Razón, 05/01/2011)

Nuestra Constitución recoge en su artículo 27 el derecho a la libertad de enseñanza que se concreta especialmente en la libre elección de centro escolar por parte de las familias, y la gratuidad de la enseñanza básica y obligatoria mediante los conciertos  educativos. Este principio de cualquier país desarrollado que entiende la educación como la base principal para su desarrollo parece ser limitado como si fuéramos un  país totalitario.

Respecto a la libertad de elección de centro educativo se está limitando el derecho a muchas familias que no pueden escoger el centro que quieren para sus hijos, ya que se les limita a escoger un centro por criterios de proximidad geográfica, criterio sin ningún fundamento, ya que debería ser una opción de las familias el poder escoger el centro que prefieran para sus hijos esté donde esté.

Respecto a la gratuidad de la enseñanza básica y obligatoria, existen los conciertos educativos entre el Estado y los centros de iniciativa social. Este concierto supone el sueldo del profesorado y poco más. A cambio, estas escuelas se ven limitadas en cuanto a su libertad de educación. Un precio que realmente deben plantearse si vale la pena someterse a este control que limita su actividad educativa, a estar bajo sospecha constante sobre su irresponsabilidad, sus artimañas para cobrar cuotas extras o su poca solidaridad. Parece ser que se revisará el reglamento de los conciertos educativos y, claro está, a la baja. Es decir, mayor ahogo para la escuela concertada.

Tenemos en juego el derecho de los padres a educar a sus hijos y el de las escuelas de iniciativa social que están dando una respuesta excelente a nivel de resultados aún a pesar del control y de la presión por parte de la administración. Ojalá que un país como el nuestro vea que el favorecer la libertad de educación y el apoyo a las escuelas de iniciativa social supondrá un avance para un país cada vez más necesitado de desarrollo.

http://www.larazon.es/noticia/9442-opinion-la-educacion-en-situacion-de-peligro