imagesEl respetado político comunista español Julio Anguita, respetado por la coherencia, transparencia y claridad con que siempre se expresó y actuó en la vida pública, propuso el lema que da título a este artículo mediados los 90. Y lo hizo para condicionar cualquier pacto pre o post electoral no a estrategias partidarias sino a la coherencia con los propios principios y con las promesas hechas a los votantes.


Un año más, Profesionales por la Ética pone en marcha un equipo de voluntarios para estudiar los programas electorales de los partidos, analizarlos, compararlos y exponer de manera sencilla y comprensible lo que nos proponen de cara a los próximas elecciones generales. Y lo hacemos porque, aunque la participación ciudadana no se reduce al acto electoral que celebramos cada cuatro años -y en Profesionales estamos convencidos de que nuestra participación responsable se ejerce diariamente- es innegable que el voto es muy importante para determinar los destinos de nuestra patria, pues elegimos a quienes habrán de gobernarla, en uno u otro sentido. Y el gran documento contractual con los españoles es, a pesar de ambigüedades, indefiniciones u olvidos, el programa electoral.

No todo lo que proponen los partidos políticos en sus programas tiene igual valor. Incluso a veces obvian u omiten responder a ciertas cuestiones que para muchos de nosotros resultan absolutamente esenciales. Y esa omisión también la valoramos en su justo peso.

Como en ocasiones anteriores, las áreas o criterios de enjuciamento a los que someteremos a examen los programas políticos serán los siguientes nueve:

  • la defensa del derecho a la vida,
  • las propuestas para la protección de la familia,
  • la consideración real del derecho a la educación,
  • la protección de la libertad religiosa,
  • la defensa del principio de subsidiaridad,
  • la ética de la solidaridad,
  • la vocación europea de sus propuestas,
  • las referencias y el valor que se da a la unidad de España,
  • el valor conferido al trabajo, la empresa y la libertad económica,

Incorporaremos en esta ocasión dos criterios más, el primero que ya consideramos cara al estudio de los programas en las Europeas de 2009, y el segundo que consideramos irrenunciable a la grave crisis institucional en la que es evidente que estamos actualmente sumidos, y que requiere propuestas de solución urgentes:

  • propuestas de salida de la persistente crisis económica, reformas estructurales y propuestas coyunturales,
  • mejoras institucionales del sistema democrático: ley electoral, separación de poderes, reformas institucionales, etc.

Evidentemente cada uno lee y habla como piensa, y en PpE somos muy libres y responsables de lo que decimos, y creo que claros a la hora de manifestar los principios que nos inspiran. Estos y no otros son los que trataremos de aplicar a la hora de enjuiciar los programas electorales. Si alguien aún no los conoce, están aquí. A quien no le gusten, de antemano le recomiendo que no se lea el estudio, porque no sacará nada en limpio para la orientación de su voto.

Por último, os pedimos y os agradeceremos a todos aquellos que queráis colaborar, el que lo hagáis. Tanto si queréis enviarnos alguna propuesta o recomendación, como si queréis hacernos llegar los programas de los partidos que deseéis que estudiemos, o alguna aportación económica para la edición y difusión del estudio, o incluso ofreceros a participar dentro del equipo de analistas, estamos a vuestra disposición. Y por supuesto, estaremos encantados de que forméis parte de nuestra red de socios. Enviadme personalmente a mí lo que consideréis oportuno, a mi correo ffalarcon@profesionalesetica.org. Gracias de antemano.

Fabián Fernández de Alarcón