La semana pasada el Comité de Asuntos Sociales, Salud y Desarrollo Sostenible de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa rechazó, en una ajustada votación, el Informe Derechos Humanos y deberes éticos sobre subrogación. Básicamente, se trataba de que el Consejo de Europa diera el visto bueno a esta práctica, llamada maternidad subrogada o “vientres de alquiler”.

Los medios españoles, en general, están posicionados a favor de los que tienen sus hijos por este medio y, por tanto, se suman con entusiasmo a las campañas para su legalización. Así que no esperen que publiquen ninguna noticia que cuestione la maternidad de alquiler.

Pero lo que desde luego, ningún medio español ha publicado, es que la ponente y defensora del citado Informe, la senadora belga (también parlamentaria en el Consejo de Europa), la doctora Petra De Sutter trabaja en el departamento de Medicina Reproductiva del Hospital de Gante (Bélgica). Y miren por donde, el hospital belga en el que trabaja la senadora, colabora con la clínica india Seeds of innocence, que, entre otras actividades, comercializa los vientres de mujeres indias para que acaudalados occidentales puedan tener sus bebés. Naturalmente, la colaboración de la doctora y senadora belga garantiza la calidad de los servicios y la asesoría académica.

La información la han proporcionado varios medios. La más completa la ha detallado Ana-Luana Stoicea-Deram en su blog pero otros medios como European Post y Agenda Europa también se han hecho eco del asunto.

Ya ven que cosas. Defender en el Consejo de Europa las bondades de la maternidad de alquiler mientras se asesora en la India a las tristemente conocidas como “granjas de mujeres” en las que se nutre y cuida a las madres de los hijos que nunca disfrutarán.

Teresa García-Noblejas