imagesDefine el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua el término “patochada” como: Disparate, despropósito, dicho necio o grosero. Pues bien, acójase el perspicaz lector a cualquiera de las dos primeras acepciones, antes mencionadas, para, con la mayor suavidad que el lenguaje permite, calificar los actos que ciertos grupos, entre los que se encuentran “Ateos en lucha” y “Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores”, tienen previsto llevar a cado en la tarde del Jueves Santo, coincidiendo con las tradicionales y emotivas procesiones que, en dicho día, se celebran en Madrid y que, mal que le pese a esas asociaciones, cada año son seguidas, con el mayor fervor,  por toda clase de público, también no creyente, pero siempre respetuoso con la libertad y sentimientos de los católicos, y con la misma emoción, dignamente silenciosa, ante lo que ve y representan cada una de las imágenes que, trabajosa pero, gozosamente, portan durante horas y horas sus costaleros. Mucha Fe y Amor demuestran aquellos que aguantan semejante peso. Desde estas líneas invito a alguno de los miembros de esas asociaciones a que se de una vueltecita por el recorrido de esas procesiones que tanto les molestan y vea si lo que aquí se dice es o no cierto.

Pero no perdamos el hilo de la “patochada”. Sin querer entrar a valorar los “delicados” nombres de “los pasos” que estos majaderos han dado en poner a los que exhibirán en la infame, repugnante e injuriosa caravana, sólo nombrarlos da una idea del talante e indigencia intelectual de sus mentores, vamos a analizar algunas de las calificaciones que, a sí mismas, se dan las asociaciones organizadoras mencionadas.

No se entiende cómo alguien puede autodenominarse “ateo” (ir en contra de Dios) porque, vamos a ver, dicho epíteto deviene del griego “atheós”, o sea, sin Dios; pero ¿y si Dios existe?, entonces sería una estupidez ir contra Él, y si no existe, ¿porqué oponerse a algo que no existe?, en este caso es una idiotez. En definitiva, metafísicamente, es imposible ser ateo si por tal se entiende lo que estos señores dicen en sus declaraciones pe: “Somos un frente de ideas que estamos exclusivamente para castigar a la conciencia católica. Nuestro propósito es hacer daño en las ideas de la gente. No nos andamos con contemplaciones….” (sic). Ante este raudal de “disparates” propongo se llamen “Redentores de conciencias deformadas por los abusos sexuales cometidos por curas católicos pederastas y monjas pervertidas”. No cabría posibilidad de dudar de contra quién va dirigida la burla: exclusivamente contra los católicos.

Tampoco nos olvidemos de los que se dicen “librepensadores”, gente muy cultivada, hijos predilectos de la Ilustración. Estos sí que nos han dejado fácil la respuesta. Librepensadores, ¿cómo y de qué?, ¿no dejando expresar pública y libremente las lícitas convicciones religiosas de la mayoría de los españoles, cerrando capillas, profanando templos o quemando alguna que otra iglesia (como en pasados tiempos, para todos, dolorosos)?. Pero, como si todo esto no fuese suficiente, y para ensalzar la gran farsa de la exhibición, se quieren mofar de unas ruinas, las del Colegio de los Escolapios de Lavapiés que, por el sólo hecho de ser acogedoras de educadores de niños de toda clase y condición (y sé de lo que hablo), fueron quemadas, en los primeros días de la Guerra Civil, por individuos de la misma o parecida casta que éstos que ahora se nos presentan como “libertadores”. Esas ruinas, por lo que representan, se merecen un trato más digno,  que el que quieren darle estos personajes.

Déjense pues de patochadas, ya se han cometido bastantes. Y que quien corresponda, ponga los medios legales necesarios para que no se den tamañas provocaciones que nada bueno auguran. Además,  estos eventos pueden ser constitutivos de delitos, tipificados convenientemente en nuestro ordenamiento jurídico, como en contra de la “libertad religiosa”, siendo responsables de su comisión, tanto los ejecutores materiales, como los que, a sabiendas, lo permitan, pudiendo evitarlo.

Marcos Antonio Galiana Cortés. Ex-alumno Escuelas Pías

Ldo Ciencias Físicas