Recientemente y gracias a Agenda Europe, se ha conocido el informe en inglés Perspectives on anti-choice lobbying in Europe. Study for policy makers on opposition to sexual and reproductive health and rights in Europe. En español el título del documento puede traducirse por algo así como “Perspectivas sobre el lobby de los anti-elección en Europa. Un estudio para los responsables políticos sobre la oposición en Europa a la salud y los derechos sexuales y reproductivos”.

Se trata de un concienzudo análisis, encargado oficialmente por la europarlamentaria finlandesa Heidi Hautala, con el que se pretende “denunciar” (!) la influencia que los movimientos defensores del derecho de todos a la vida (a los que el informe llama “anti-choice”) están consiguiendo en Europa en los últimos años. Esta influencia, significativa a todos los niveles y en algunas naciones de forma particular, estaría mermando -siempre según el referido informe- los efectos de un supuesto “consenso sobre la igualdad y el respeto a los derechos de la minorías, que están en la base del coraxón de los tratados sobre derechos humanos” (sic).

Es llamativa, desde luego, la audacia de la poderosa y agresiva red de políticos anti-vida del parlamento europeo -de la que la señora Hautala es una destacada activista-  para manipular y dar la vuelta a la realidad. Presentan así, sin ningún rubor, derechos inexistentes como parte de los tratados internacionales mientras niegan de manera flagrante derechos humanos básicos y explícitos en la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas de 1948. Entre ellos y en primer lugar, el derecho que condiciona todos los demás: el derecho a la vida de cualquier ser humano. Y el feto en el vientre de su madre o los enfermos terminales, son, según reconoce universalmente la ciencia, individuos de nuestra especie, merecedores, además, de una especial protección por su acentuada vulnerabilidad.

Señalando a los actores…

Bajo estas premisas, el informe pretende, desde un importante esfuerzo de investigación y análisis, “entender los apoyos” a los movimientos defensores de la vida y la dignidad humana (los calificados como “anti-choice”), “identificar a los diferentes actores y sus redes” y señalar las “cuestionables vías” (sic) por las que “promueven su causa”. El estudio pretende ser también una llamada a las “fuerzas pro-choice” de todo el espectro político a movilizarse juntas, con una estrategia y recomendaciones de acción muy concretas, contra la influencia de los defensores de la vida en Europa. Un documento, en fin, muy interesante y clarificador.

Con este marco, la sección 3ª de la investigación presenta a los principales actores que operan a favor del derecho a la vida a nivel de la Unión Europea, con un listado de los europarlamentarios y otros representantes que les apoyan.

Con gran orgullo para nosotros, Profesionales por la Ética aparece destacada en la página 24 del Informe como una de las “organizaciones de lobby que operan en Bruselas”. Literalmente dice:

Aunque esta organización radicada en Madrid es fundamentalmente activa en el contexto nacional de España, está acreditada en el Parlamento Europeo, en la Fundamental Rights Platform en Viena de la Agencia de la Unión Europea para los Derechos Fundamentales y en la OSCE. En estrecha alianza con otras organizaciones “anti-choice” como ADF y el European Dignity Watch, Profesionales por la Ética se focaliza en el trabajo con parlamentarios, y monitoreó en 2012 en Madrid la organización del Foro Parlamentario del Congreso Mundial de las Familas.  Entre los ponentes del foro estuvieron incluidos el ex Ministro del Interior de España y miembro del Parlamento Europeo Jaime Mayor Oreja (EPP), y la europarlamentaria Anna Zaborska (SL, EPP).

Un acicate para seguir adelante

Compartimos esta “distinción” de actores significativos en el panorama europeo con grandes y admirables organizaciones y coaliciones internacionales como son ADF, ECLJ, FAFCE, One of Us, CitizenGo!, Alliance Vita… lo cual, evidentemente, resulta para nosotros muy motivador.

Nuestra presencia destacada en la investigación encargada por la europarlamentaria radical Heidi Hautala es un acicate para, a pesar de nuestra precariedad de recursos, no cejar en nuestra ilusión y nuestros esfierzos -prolongados ya durante 25 años de actividad pública- para ver algún día una Europa en la que sea una realidad el pleno respeto de la dignidad humana y los derechos fundamentales de todos.

Y como ha explicado también Agenda Europa, una de las coaliciones señaladas en el informe, “¿somos anti-choice? Por supuesto que los somos y de ello estamos orgullosos: estamos convencidos de que hay algunas opciones que la gente no tendría que poder hacer, como es el caso de la opción de matar a sus propios hijos (a través del aborto) o sus propios familiares (a través de la “eutanasia”). Pero esencialmente somos pro-vida: amamos la vida y la acogemos, y ésta en definitiva es la razón más profunda de nuestra actividad”.

Para descargar el informe Hautala completo en pdf, pinchar aquí.

(En la imagen, portada del Informe y fotografía de la europarlamentaria Heidi Hautala)