Según ha denunciado hoy en nota de prensa la plataforma de padres Madrid Educa en Libertad (MEL), La Casa Encendida, un Centro Social y Cultural de la Obra Social de Caja Madrid, va a proporcionar recursos educativos y los conocimientos necesarios para poder tratar la diversidad afectivo-sexual y familiar en el entorno de la escuela. Para ello, contará con la colaboración de la Comisión de Educación de COGAM (Colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales de Madrid).

Los padres de MEL elaboraron el mes pasado una encuesta sobre la participación, organización e impartición por parte de Cogam de talleres afectivo-sexuales que se imparten como actividades extraescolares en los colegios de la Comunidad de Madrid. Su resultado fue que la inmensa mayoría de los encuestados se manifestó contrario al adoctrinamiento sexual sin consentimiento previo de los padres y, especialmente, a través de colectivos tan radicalizados como Cogam.

«En estos cursos se hablará sobre la diversidad afectivo-sexual, la identidad de género y los tipos de familias, aprender qué es la homofobia y cómo evitarla en el aula, reconocer la diversidad sexual como un valor positivo de nuestra sociedad, conocer recursos educativos para tratar la diversidad sexual en las distintas etapas desde infantil hasta bachillerato con cuentos, videos, películas, etc» explican desde  MEL. «Estas actividades escolares colisionan con el derecho constitucional que ampara a los padres en la educación de sus hijos y con las convicciones en las que queremos educarlos».

«Mientras esto sigue ocurriendo en Madrid y en el resto de España –explica la portavoz de MEL María Menéndez-, gobierne el  Partido Popular o gobierne el PSOE, en Francia el Tribunal Administrativo de París ha anulado  la autorización de 5 años de la que se beneficiaba SOS Homophobie (organización similar a Cogam) para intervenir en las escuelas  como asociación educativa complementaria de la Enseñanza pública. Así lo han hecho público los padres franceses de la CNAFC (Confederación Nacional de Asociaciones de Familias Católicas de Francia), que defienden la libertad de conciencia en la escuela y piden el derecho a escoger el tipo de educación que se imparte en los colegios a sus hijos, tal y como establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Es lo mismo que reivindicamos en Madrid y en el resto de España. No descartamos llevar a los tribunales españoles este tipo de actividades».

MEL cuestiona igualmente en la nota hecha pública hoy  «si en estos tiempos de crisis económica resulta prioritario para la Obra Social de una caja dedicar recursos a la promoción de la diversidad sexual en la escuela, un asunto polémico sobre el que no existe consenso social en absoluto».