Las técnicas de reproducción artificial tienen, como es sabido, infinidad de posibilidades. Una de ellas es la congelación o crioconservación de ovocitos que permite a las mujeres que lo desean retrasar su maternidad a la espera de encontrar al padre ideal para el hijo que se producirá en el laboratorio.

Además, empresas como Apple y Facebook pagan la congelación de ovocitos a sus empleadas (unos 20.000 dólares en EE UU) para retenerlas en su puesto durante su edad fértil y productiva. Pero que no se preocupen, más adelante, a partir de los 40, podrán tener a su hijo gracias a la multinacional que ha financiado el asunto. El padre puede ser conocido o contratado de forma anónima en un banco de espermatozoides.

También hay quien simplemente elige esa opción y la paga. Según El Mundo, en España unas 20 mil treintañeras han decidido congelar sus óvulos y garantizar su fertilidad en el futuro. Sin ningún motivo concreto, únicamente porque no tenían tiempo o no encontraban al padre adecuado.

Sin embargo, hay mujeres como la antropóloga Elena Hernández Corrochano, de la UNED, que critican este tipo de prácticas por machistas y disparatadas. En la misma línea se ha pronunciado Harrier Minter, responsable de la sección Mujer en el diario británico The Guardian, que ha dado en el clavo, en mi opinión, al afirmar que esta estrategia empresarial consiste en hacer que sus empleadas trabajen duro en sus años fértiles y juveniles y, cuando no sean capaces (debido a su edad) de tener hijos puedan intentarlo gracias a los ovocitos congelados y financiados por la compañía.

Disculpen la ordinariez pero no puedo dejar de pensar en el derecho de pernada medieval o en el pañuelo de usar y tirar que te venden en los semáforos. El problema es que las mujeres se presten a ello…

Por cierto, ¿alguien ha pensado en el niño, hijo de la multinacional? Lo mismo cuando cumpla una edad tiene algo que decir y quería una madre y un padre de carne y hueso que no sea Apple ni Facebook. Y, por qué no, unos hermanos reales.

Teresa García-Noblejas