ciudadaniacantabriaLos gobiernos han encontrado un verdadero filón en las escuelas para adoctrinar a los alumnos. Y esto no sólo afecta al Gobierno de España sino también a las comunidades autónomas. Como ya advirtió la asociación cántabra ADVCE y han denunciado varios padres a Profesionales por la Ética, el Gobierno de Cantabria recomienda sus propios materiales para las asignaturas de Educación para la Ciudadanía.

El material para Educación Secundaria Obligatoria, disponible en la web educativa del Gobierno cántabro (http://www.educantabria.es/docs/info_institucional/publicaciones/2010/LIBRO%20ALUMNADO%20SECUNDARIA.pdf) incluye afirmaciones como las siguientes:

  • En otros tiempos y otros lugares se educaba en desigualdad y para la desigualdad. Los colegios estaban separados por clases sociales, por sexos, por orígenes.  (Página 11).
  • El sexo es «un conjunto de características corporales y físicas distintas, encaminadas a la relación sexual y a la reproducción. Se nace con ellas y por esta razón se habla de sexo femenino y de sexo masculino. Estas características y funciones son iguales en todo tiempo y lugar y, por tanto, no se enseñan ni se cambian, a no ser que deseemos alterarlas por medio de tratamientos médicos o quirúrgicos, que hoy en día son posibles. (Página 14)

  • Durante generaciones y generaciones no cambió este modelo (de familia): matrimonio heterosexual para toda la vida, hijas e hijos que la naturaleza reproductiva daba como fruto de la relación sexual, autoridad indiscutible del padre y obligación para él de mantener económicamente las necesidades de toda la familia, sumisión de la madre, de las hijas y de los hijos y obligación de servicio de la madre y de las hijas para los varones. Ahí se mantenían los papeles estrictamente definidos y casi inamovibles. Este tipo de familias no era democrático. (Página 44).
  • A chicas y a chicos no se nos educa bien. Nos invitan a que nos parezcamos a las «barbies» o a los «rambos» (…). También es cierto que algunas madres y padres también lo hacen: se identifican con «Barbies» y con «Rambos» y no les importa o incluso les gusta que sus hijas e hijos sigan estos modelos (…)  En una pareja así (la mujer criando a los hijos y el hombre trabajando fuera de casa), la violencia puede estar servida. (Páginas 72-76).

Por si fuera poco, el material para EpC va acompañado de un Libro de actividades para los alumnos entre las que destacamos las siguientes:

Página 33: (…) contestad:

  • ¿Es más fácil o más difícil el amor entre personas del mismo sexo o de distinto sexo?
  • ¿Hay algún motivo para considerar a las parejas amorosas del mismo sexo peores que las de distinto sexo?
  • Página 35: buscar en los semanales de los periódicos si hay algún artículo o reportaje que hable de cuestiones amorosas, afectivo-sexuales, eróticas, etc. Recortarlo y aportarlo para leerlo en pequeños grupos mixtos. Realizar comentarios que recojan lo que hemos aprendido en este apartado. Efectuar un debate toda la clase, con los comentarios y opiniones de todos los grupos.

Además, en el Libro de actividades se pide a los alumnos que escriban qué persona de su familia (el padre o la madre) realiza las tareas relacionadas con la alimentación, la higiene y la limpieza, las gestiones y planes, el mantenimiento y las reparaciones y la atención y el cuidado de menores y personas dependientes.

«En definitiva», explica Fabián Fernández de Alarcón, «se trata de adoctrinar a los alumnos para que cuestionen y examinen su comportamiento y el de sus familias para comprobar si son democráticas y se ajustan al patrón gubernamental. Esta es la esencia de las asignaturas de Educación para la Ciudadanía. Esto explica la oposición social que han suscitado».

Esta nota ha tenido eco en: