delacierva--478x270 María Rosa de la Cierva, miembro del Consejo Escolar del Estado, ha intervenido la semana pasada en las VI Jornadas de Otoño, organizadas por la asociación cívica Presencia Cristiana de Córdoba y dedicadas a las ‘Respuestas cristianas a la crisis educativa’. La conferencia desarrollada por De la Cierva llevaba por título ‘Religión y moral católica, antídoto para la dictadura del relativismo’.

Con motivo de su paso por la ciudad andaluza, De la Cierva, reconocida experta en el sistema educativo español,  concedió una entrevista al diario ABC de Córdoba en la que aborda cuestiones del mayor interés y actualidad y cuyo texto íntegro transcribimos a continuación.

María Rosa de la Cierva, miembro del Consejo Escolar del Estado

NUESTRO SISTEMA NO GARANTIZA UNA EDUCACIÓN EN VALORES REAL

Participó ayer en unas jornadas de Presencia Cristiana, donde defendió las palabras del Papa sobre el «laicismo agresivo» que vive España

M. Roso. Córdoba

(ABC de Córdoba, 10/11/2010)

María Rosa de la Cierva, religiosa del Sagrado Corazón de Jesús y miembro del Consejo Escolar del Estado desde su fundación hace más de 20 años, se define como una ferviente creyente en el valor de la Educación. «Lo que sea la Educación de un país, así será el país», apunta. Una máxima que ayer defendió en las VI Jornadas de Otoño de la Asociación Presencia Cristiana, donde impartió una conferencia con el título «Religión y moral católica, antídoto para la dictadura del relativismo».
—¿Qué opina de la situación actual del sistema educativo español?

—Es difícil, compleja, y desde mi punto de vista con muchas deficiencias. Nuestro sistema educativo no garantiza una auténtica Educación en valores. En lugar de ello, se ha escorado hacia la asignatura de Educación para la Ciudadanía, con unos valores que no deben impartirse a niños de esas edades en el aula y cuya enseñanza corresponde a los padres. Llego a Córdoba con las palabras que pronunció el Papa en sus visitas a Santiago y Barcelona. Hay que evitar el laicismo agresivo que ha proliferado en nuestra sociedad y formar a los alumnos desde la verdad y la razón, favoreciendo un punto de encuentro de los diferentes modos de pensamiento.
—Los padres están muy preocupados por la asignatura de Educación Sexual introducida este curso por la Ley del Aborto.
—Es inaceptable. Siento dolor por la escuela pública y espero que la privada concertada no imparta esta materia y que el Ministerio respete el ideario católico de estos centros.
—Estas jornadas proponen respuestas cristianas ante la crisis educativa. ¿Cuáles son estas respuestas?
—Lo primero coherencia e identidad con nuestra fe cristiana. El ambiente de un centro de ideario católico debe irradiar la fe católica y el profesorado es pieza fundamental en ello. Si somos creyentes, debemos serlo con todas las consecuencias y ofrecer a los alumnos la Educación integral que viene establecida por el artículo 27.2 de la Constitución y en la que no cabe el «todo vale» que nos quieren imponer con el relativismo actual.
—Habla de la escuela concertada, ¿cómo se logra esto en la pública?
—Es la gran responsabilidad de los profesores cristianos de la escuela pública y de los docentes de Religión. No ofrecer a los alumnos de la pública una Educación integral supondría una discriminación.
—Pero hay un sector que no comparte esta visión cristiana.
—No se puede obligar a nadie, pero tampoco se pueden obviar nuestras raíces cristianas, que son la base de nuestra cultura y de nuestra sociedad. Contar con esta formación no implica tener que creer.
—Como miembro del Consejo Escolar del Estado lleva años defendiendo un Pacto educativo. ¿Lo cree posible tras el último fracaso?
—El problema es que los gobernantes tienen a confundir pacto con imposición. El ministro Gabilondo quería un pacto, pero quería su pacto, con unas condiciones que no podíamos aceptar. El pacto es necesario, sobre todo por el bien de la sociedad, pero estamos ante posturas antagónicas, tanto de padres como docentes, y así no se puede llegar a un acuerdo.
http://www.abc.es/20101110/cordoba/nuestro-sistema-garantiza-educacion-20101110.html