María MenéndezLa reciente denuncia de dos familias de Villalba cuyos hijos han sido amenazados con la no titulación de la ESO por haber objetado a Educación para la Ciudadanía (EpC), ha puesto nuevamente de manifiesto la ambigüedad y las contradicciones de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid (CAM) con relación a las asignaturas adoctrinadoras de EpC y el derecho de los padres a la objeción de conciencia.

La Gaceta publicaba ayer una entrevista a María Menéndez, una de las madres amenazadas en el centro con la asombrosa pasividad de la administración educativa. Por su parte, Lucía Figar, Consejera de Educación de la CAM, eludía una vez más, en declaraciones a Europa Press, una respuesta clara y comprometida sobre la situación de los padres objetores de Madrid, a los que la Consejería parece haber dejado abandonados.

Recogemos seguidamente la entrevista de la periodista de La Gaceta Pilar L. Cuntín a María Menéndez.

En la imagen, María Menéndez (foto de La Gaceta).

Leer el despacho de Europa Press «Figar sobre el caso de los alumnos objetores que temen no promocionarse: «No se sabe hasta final de curso» (22/03/2011).

DESDE UN COLEGIO DE VILLALBA UNA MADRE SUFRE PORQUE «AMENZAN A MI HIJA CON NO GRADUARSE POR OBJETAR DE EPC»

Pilar L. Cuntín, Madrid

(La Gaceta, 22/03/2011)

La hija de María Menéndez cursa 4º de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) en el colegio concertado de los hermanos maristas Santa María en la localidad de Villalba (Madrid). El próximo mes de septiembre, si se gradúa, comenzará 1º de Bachiller. Pero existen serias posibilidades de que la pequeña no obtenga el título de la ESO, a pesar de que haya aprobado con nota todas las asignaturas. En 2º curso, decidió objetar a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y en 4º hizo lo mismo. Durante estas horas lectivas, la niña estudiaba en la biblioteca del centro acompañada de un hermano marista. Aun así, “la directora del centro ha amenazado con suspender a mi hija e incluso aplicarle la figura del abandono de asignatura”, explica María. Con dos asignaturas suspensas, cabe la posibilidad de que la hija de María no pase a 1º de Bachiller, como el resto de sus compañeros. “Ya se ha dado un caso así en un colegio de Tres Cantos, una alumna repitió curso por objetar a Educación para la Ciudadanía”, explica la madrileña.

“El 100% de los alumnos de ESO se puede graduar hasta con dos asignaturas suspensas. En la práctica, hay chicos que incluso titulan con tres asignaturas sin aprobar”, relata María, “incluso tenemos una carta del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, que acredita que se puede pasar de curso con dos suspensos”.

En la Comunidad de Madrid, un alumno puede pasar de curso con dos asignaturas suspensas, siempre y cuando no sean Lengua y Matemáticas juntas. Con tres asignaturas, la decisión de si el alumno repite o pasa curso, es del claustro.

Cada vez, más casos

Pero la hija de María no es la única que está en esta situación. Los padres de un alumno que cursa 4º de la ESO en otro colegio concertado de Villalba, y que prefieren permanecer en el anonimato, se encuentran en la misma situación. Esta familia ha denunciado su caso ante la plataforma Madrid Educa en Libertad. Su hijo objetó a la asignatura de Educación para la Ciudadanía cuando cursaba 2º, en la época en la que la Comunidad de Madrid aseguraba que permitiría a los objetores realizar un trabajo alternativo. Ahora, los padres de este alumno han sido amenazados por el centro con la posibilidad de negarle al chico la obtención del título.

En opinión de Madrid Educa en Libertad, el supuesto apoyo de la Comunidad de Madrid a los objetores a EpC nunca ha existido. La portavoz de esta plataforma explicó a LA GACETA que lleva meses esperando una entrevista con los responsables de la Consejería de Educación madrileña.

Ya sin la ESO

Hace tres semanas conocíamos el caso de dos alumnas del instituto público de Las Cabezas de San Juan (Sevilla) que se habían quedado sin el título de la ESO por haber objetado a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía. Los progenitores decidieron que sus hijas no cursaran ambas materias porque las adoctrinaban sobre cuestiones morales contrarias a su ideología cristiana. Al tener pendientes las dos asignaturas, la obtención del título de la ESO dependía del criterio docente. Los profesores les negaron el título argumentando que las alumnas carecían de las competencias básicas y los objetivos generales que las harían merecedoras del título.

La Consejería de Educación de la Junta decidió respaldar a los profesores. La Comunidad de Madrid sigue ahora el mismo camino.

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/amenazan-hija-no-graduarse-objetar-epc-20110321