Con grandísima esperanza hemos recibido hoy en Profesionales por la Ética las informaciones sobre la publicación en el emblemático diario radical francés Libération de un Manifiesto por el que 160 personalidades de la izquierda francesa se posicionan por la abolición internacional de la práctica de los llamados «vientres de alquiler».

Su rechazo de esta práctica se basa en que la consideran «contraria a la dignidad de las mujeres». Un razonamiento certero en el que venimos insistiendo desde hace meses y que, además, puede abrir, por fin,  la puerta hacia la ruptura de la izquierda posmoderna con su caduco dogma de la autonomía absoluta del individuo. Un dogma que hasta ahora la ha impedido apostar decididamente por la dignidad humana y los más débiles en otras cuestiones polémicas, como son el aborto o el suicidio asistido.

Para más información sobre el amplio debate suscitado en Libèration sobre los vientres de alquiler, pinchar aquí.

En España se ha hecho eco de la polémica francesa el diario ABC en una crónica de F. de Andrés que el diario publica hoy y que reproducimos a continuación.

UN SECTOR DE LA IZQUIERDA FRANCESA ENTRA EN CAMPAÑA CON LOS VIENTRES DE ALQUILER

F. de Andrés – ABC, 14/05/2015

Una iniciativa internacional para combatir el fenómeno al alza de los “vientres de alquiler” ha encontrado una insólita resonancia en parte de la izquierda francesa, que, a través de un manifiesto, ha expresado su oposición a una práctica que estima contraria a la dignidad de las mujeres. La carta abierta en “Libération”, el diario más militante de la izquierda gala, está firmada por 160 personalidades, entre ellas el líder ecologista José Bové, el filósofo Michel Onfray y la dirigente feminista Sylviane Agacinski.

La opción de las madres de alquiler es una de las puntas de lanza de la izquierda burguesa francesa. En 2010, varias personalidades de esa tendencia -entre ellas la actual ministra de Educación- se mostraron partidarias de lo que los franceses denominan, con un eufemismo, la “gestación a través de otro” (GPA por sus siglas en francés). Su manifiesto progresista fue publicado entonces por el diario tótem de la izquierda francesa de diván, “Le Monde”.

Ahora, sin embargo, varios movimientos internacionales feministas, tanto en Estados Unidos como en los países nórdicos europeos, denuncian el mercantilismo generado por la maternidad de alquiler. Las organizaciones feministas suecas homologan esa técnica con el gran negocio de la prostitución, y tratan de combatirla con los mismos argumentos: no al comercio organizado con el cuerpo de la mujer.

En Francia, el movimiento contra los “vientres de alquiler” utiliza las siglas Corp (Collectif pour le Respect de la Personne). En una declaraciones recientes a “Le Figaro”, su presidenta, Marie Jauffret, afirmó que “una prohibición en Francia no serviría de nada a menos que triunfe el movimiento mundial abolicionista”. Cada vez más parejas, tanto heterosexuales como gais, acuden al extranjero en busca de “vientres de alquiler” más baratos. Hace días estalló el escándalo en Israel cuando se supo que 26 bebés encargados por homosexuales de esa nacionalidad habían sido repatriados de Nepal, tras el terremoto, pero no así sus madres nepalíes e indias por no tener los papeles en regla.

http://www.abc.es/sociedad/20150514/abci-vientres-alquiler-francia-201505131650.html

Ver el informe de Profesionales por la Ética «Vientres de Alquiler. Maternidad Subrogada. Una nueva forma de explotación de la mujer y de tráfico de personas» pinchando aquí.