II Encuentro Objetores a EpC Foto AyONo hace dos meses que ha empezado el curso escolar y los padres madrileños que han objetado a Educación para la Ciudadanía (EpC) preparan la segunda tanda de demandas ante el Tribunal  de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Y es que el curso pasado, padres de 27 niños objetores residentes en la Comunidad de Madrid presentaron demanda contra el Estado español por vulneración de derechos fundamentales.  Según María Menéndez, portavoz de Madrid Educa en Libertad, «el  proceso de preparación de la documentación lleva un tiempo pero esperamos poder presentar un número significativo de casos en Estrasburgo antes de que finalice 2010».

Mientras, unos 300 niños madrileños siguen sin entrar en clase de alguna de las asignaturas de EpC. Se quedan con el profesor de guardia o en la biblioteca haciendo los deberes para expresar su disconformidad con unas asignaturas esencialmente adoctrinadoras. «La reacción de los centros escolares», asegura María Menéndez, «es desigual y cada familia tiene que ver hasta dónde puede llegar ». Las amenazas de no titulación o de suspenso no han llegado a cumplirse pero la Comunidad de Madrid ha dejado absolutamente desamparados a los objetores.

Leer «Educación para la Ciudadanía: radiografía de la lucha (hoy)» (J.A.Méndez, Alfa y Omega, nº 707, 14/10/2010).

Madrid Educa en Libertad tiene constancia de que en los últimos días, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dictado sentencia denegando la posibilidad de objetar a estas asignaturas, en la línea de la jurisprudencia del Tribunal Supremo.  Por ese motivo, Menéndez explica que ahora la batalla de Madrid Educa en Libertad continúa en tres líneas:

  • Seguir apoyando a los objetores que quieran mantener su postura, asesorando a cada familia sobre las consecuencias en cada caso.
  • En el caso de conflicto o negación expresa de la objeción, acudir al Tribunal Europeo de Estrasburgo.
  • Proponer a la Administración educativa de la Comunidad de Madrid vías concretas para que respeten el derecho de los padres a objetar mediante legislación autonómica que reconozca la objeción o declare exentos a los alumnos por motivos de conciencia.

Madrid Educa en Libertad«También vamos a pedir a la Comunidad de Madrid», concluye María Menéndez, «que informe a los profesores y centros educativos de su obligación legal de no imponer criterios sobre cuestiones morales controvertidas y que establezca procedimientos ágiles y eficaces para impedir o poner fin a los casos de adoctrinamiento dependientes de la Administración madrileña, no sólo en el caso de EpC sino también en la educación sexual obligatoria que llegará a las aulas a lo largo de este curso».