Madrid Educa en LibertadSegún ha informado en nota de prensa Madrid Educa en Libertad, esta plataforma de padres ha mantenido contactos con el Gobierno madrileño a lo largo de las últimas semanas para recabar información sobre cómo van a introducirse en las aulas los contenidos educativos de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo. Como es sabido, dicha ley obliga a imponer en la escuela lo que el Gobierno denomina «una educación sexual adecuada».

“Hasta ahora”, informa María Menéndez, portavoz de Madrid Educa en Libertad, “el Consejero de Sanidad nos ha confirmado que los talleres para la salud se incluirán en la programación escolar de los centros madrileños”.

Leer en La Gaceta «Llega a los colegios de Madrid la educación sexual obligatoria» (29/09/2010).

El Consejero no ha aclarado si esos talleres incluirán la educación afectivo sexual que quiere el Gobierno, pero sabemos que en el marco de la “educación para la salud” se quiere imponer a los jóvenes un modelo concreto de sexualidad, imposición que la mayoría de los padres desconocen”.

Por otra parte,  Madrid Educa en Libertad también ha recibido comunicación de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, asegurándole que los decretos curriculares de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato no sufrirán ninguna modificación. “Todo apunta”, explica María Menéndez, “a que la educación sexual obligatoria sea impartida por agentes de salud ajenos al centro y no por profesores de los centros. Sin embargo, los gobiernos autonómicos tendrán, en su caso, que acatar la legislación nacional que pueda dictarse desde el Gobierno de Zapatero”.

Lo que si puede hacer el Gobierno madrileño, en opinión de Madrid Educa en Libertad, es mantener informados a los padres de los contenidos educativos que impliquen adoctrinamiento y establecer mecanismos  eficaces para que el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones sea plenamente respetado en Madrid. Un camino en el que queda mucho por recorrer al Gobierno de Esperanza Aguirre.