El Boletín Oficial del Estado del pasado 12 de junio incluía la convocatoria realizada por el Ministerio de Economía y Competitividad de subvenciones de la Acción Estratégica en Salud 2013-2016; en la Resolución se recoge la posibilidad de financiar proyectos de investigación que impliquen la utilización de células troncales embrionarias humanas o líneas celulares derivadas de ellas.

Como bien explica Eulogio López en el digital Hispanidad, el Gobierno Rajoy, al igual que hiciera el Gobierno Zapatero, va a seguir utilizando embriones humanos y financiando su destrucción con fondos públicos. Y ello a pesar de la petición expresa que hicieron a Luis de Guindos los representantes de 2.700 científicos firmantes del Manifiesto 25 de Marzo. Concretamente los científicos pidieron  al ministro de Economía que España dejara de financiar  proyectos de investigación que hubieran manipulado o utilizado embriones humanos.  El fundamento de la petición era la ineficacia de este tipo de investigaciones (frente al éxito de las que utilizan células troncales adultas o células IP’s) y la imposibilidad de patentarlas en Europa (como establece la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 18 de octubre de 2011).

Destruir embriones es, científica y éticamente, una agresión a la dignidad humana. Pero, además, desde el punto de económico, investigar con embriones humanos y células de origen embrionario no ha producido resultado terapéutico alguno. De ahí que a nivel mundial únicamente haya 10 ensayos registrados que utilicen células madre embrionarias y 4. 484 que utilicen células troncales adultas.

Y es que, como afirma en Religión en Libertad Agustín Losada, doctor en Bioética,  en estos momentos es imprescindible centrarse en financiar proyectos de I+D+i que estén avalados por su capacidad de producir mejoras en el futuro. Y dejar de invertir recursos en proyectos que están condenados al fracaso.  «Nuestro gobierno, sin embargo, ha decidido hacer oídos sordos a esta máxima de prudencia elemental y mantener la financiación para proyectos de investigación que utilicen células madre embrionarias», asegura.

Nos ha quedado claro: los recortes en España no afectan a todos los sectores y actividades por igual. Y vamos a seguir subvencionando la destrucción de embriones humanos con nuestros impuestos.

Ver en el Boletín Oficial del 12 de junio de 2013 el texto íntegro de la Resolución de 11 de junio de 2013, del Instituto de Salud Carlos III, por la que se aprueba la convocatoria correspondiente al año 2013 de concesión de subvenciones de la Acción Estratégica en Salud 2013-2016, del Programa Estatal de Investigación Orientada a los Retos de la Sociedad, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016.

Leer el artículo de Eulogio López «Rajoy continúa financiando la muerte de embriones… con su dinero y el mío» (Hispanidad, 19/06/2013).

Leer el artículo de Agustín Losada «Despilfarramos en investigación bio-médica» (Religión en Libertad, 19/06/2013).

Leer el Manifiesto 25 de Marzo «Por una investigación biomédica eficiente, respetuosa con el ser humano y adecuada a la legislación europea».

Ver el listado de científicos, investigadores y docentes universitarios adheridos al Manifiesto 25 de Marzo.