Madrid, 14 de julio de 2013. La fiesta nacional de Francia ha vuelto a poner de manifiesto que lo sucedido en Francia en los últimos meses con la tramitación y aprobación de la llamada Ley Taubira (que aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo, incluida la adopción) es imparable. Además de manifestarse hoy en París y hacerse presente en las etapas del Tour, los defensores del matrimonio natural y los derechos de los niños en Francia han encontrado apoyo en Rusia, España, Rumanía y República de Moldova.

En Madrid, medio centenar de personas se han concentrado pacíficamente frente a la residencia del embajador de Francia en España coincidiendo con la recepción que se celebraba por ser la fiesta nacional francesa. Ante la curiosa mirada de más de 1.000 franceses, los concentrados han agitado banderas de La Manif pour tous (que agrupa a los franceses defensores del matrimonio natural y los derechos de los niños a tener un padre y una madre), de Francia y de España. En un momento dado, algunos ciudadanos franceses que aguardaban turno para entrar en la embajada han aplaudido a los concentrados.

En el acto han intervenido Fabián Fernández de Alarcón, Enrique Díez y María Ángeles Eyries (de Profesionales por la Ética) así como Álvaro Zulueta (de Hazteoir). Fernández de Alarcón ha explicado los motivos de la concentración (apoyo a los franceses en su resistencia), recordando que en España el matrimonio ha sido desnaturalizado por la imposición de una minoría que se impone incluso sobre los derechos de los niños. Díez ha explicado la ideología de género que respalda la desaparición de la institución matrimonial y las figuras del padre y la madre en el ordenamiento jurídico mientras Zulueta ha denunciado la represión llevada a cabo por el Gobierno francés contra manifestantes pacíficos, incluyendo niños y ancianos.