Con motivo de la celebración este pasado miércoles 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer, la Plataforma Women of the World hizo pública la nota que reproducimos a continuación.

Líderes políticos y sociales de todo el mundo, así como asociaciones civiles, han apoyado un manifiesto, con motivo del Día Internacional de la Mujer,  que afirma que la maternidad está discriminada en occidente y que la incorporación de la mujer al mundo laboral ignora las cualidades netamente femeninas, dando la espalda a la maternidad.

El manifiesto, promovido por la Plataforma Women of the World, y que se presentará el próximo día 8 de Marzo en diversas ciudades de todo el mundo, propone una serie de medidas para llevar a cabo el cambio en el modelo productivo que incorporaría a la mujer sin que ésta tenga que esconder, disimular o renunciar a su feminidad ni a la maternidad.

Las medidas que se proponen, basadas en el documento elaborado por la Plataforma 10 Propuestas Políticas, son las siguientes:

  1. Una verdadera y positiva conciliación
  2. El reconocimiento legal, social y cultural de la dedicación exclusiva a la familia
  3. La denuncia y persecución activa de cualquier gesto discriminatorio probado hacia la mujer y la maternidad
  4. La eliminación de las políticas sociales basadas en criterio ideológicos así como de los programas educativos que no respeten la identidad femenina y la maternidad

Un total de 48 asociaciones civiles de 28 países se han sumado ya al Manifiesto, lo han hecho, por ejemplo: Population Research Institute, Asociación Europea de Abogados de Familia, For Family Rights de Rusia, Res Claritatis de República Checa y Alianta Parintilor de Rumanía.

Asimismo lo han hecho diversas personalidades del mundo de la política y líderes sociales que apoyan estas medidas y ese necesario cambio con perspectiva de mujer: Luca Volonté, político italiano; Lorena del Carmen Alfaro, diputada mexicana; Nemanja Zaric, líder social serbia, Santiago Valencia político colombiano; Sharon Slater, líder social estadounidense y Rocío Monasterio, política española.

El Manifiesto se presentará durante la 61a Sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer que tendrá lugar del 13 al 24 de marzo de 2017 en Nueva York (CSW 61) , cuyo tema central será precisamente “El empoderamiento económico de la mujer en el cambiante mundo del trabajo” .

Más adelante, pasada la sesión de la ONU, se enviará a políticos de diversos países a través de las  asociaciones que forman parte de la Plataforma actualmente.

Para Leonor Tamayo, coordinadora de la Plataforma, “el cambio en el modelo productivo es urgente ya que la discriminación que hoy sufre la mujer en occidente se debe exclusivamente al hecho de ser madre y no por ser mujer. El mundo laboral no puede seguir dando la espalda a la maternidad y las diferentes etapas de la vida laboral de la mujer y menos ahora en un contexto de invierno demográfico que hará que la economía mundial y el estado del bienestar se resquebraje”.

Women of the World Platform es una plataforma de reciente creación formada por 20 entidades de distintos países para defender y proteger la identidad femenina y el valor de la maternidad. “A la mujer muchas veces se le exige en el trabajo que esconda su feminidad, esto es un sinsentido ya que la empresa pierde la mitad de su potencial: el que aporta la mujer con su identidad femenina.” Continúa Tamayo “la maternidad es un extra en el potencial laboral de la mujer”.

La Plataforma ha elaborado un video para difundir el Manifiesto. Puedes verse aquí: https://youtu.be/RPoP8SWO_wQ

MANIFIESTO POR UN CAMBIO SOCIAL Y PRODUCTIVO en femenino.

Mirando al mundo laboral con perspectiva de mujer y madre.

Los políticos, líderes sociales y entidades abajo firmantes, declaramos que:

-La maternidad está hoy discriminada en occidente. El hecho de ser madres –o tener intención de serlo- hace que muchas mujeres sean hoy postergadas en el mundo laboral.

-La incorporación masiva de la mujer al mundo laboral se ha hecho ignorando su feminidad, dando la espalda a las etapas profesionales que la maternidad va dibujando en su vida y negando el valor humano y social de la dedicación a la familia.

– Para recuperar la plena identidad de la mujer también en el trabajo, es necesario un cambio en la cultura social y el modelo productivo en el que la racionalidad económica no esté separada de la persona y se reconozca a la familia como base y fundamento de la sociedad.

Para ello resulta imprescindible: 

1.- UNA VERDADERA Y POSITIVA CONCILIACIÓN, que permita a las mujeres, y a los hombres, atender y educar a sus hijos. Esta conciliación positiva pasa por flexibilizar horarios, preservar las reducciones de jornada, potenciar el teletrabajo y el trabajo por objetivos mediante incentivos fiscales en las cotizaciones a la seguridad social a las empresas que los desarrollen.

2.- EL RECONOCIMIENTO LEGAL, SOCIAL Y CULTURAL DE LA DEDICACIÓN EXCLUSIVA A LA FAMILIA que supone una inmensa fuente de riqueza y bienestar social, incluso cuantificable económicamente a través del PIB. No reconocerlo institucionalmente conlleva discriminación social. Por ello:

  • La dedicación exclusiva a la familia debe ser reconocida como categoría laboral con acceso a la seguridad social, bajas médicas y jubilación. 
  • Se debe potenciar la reincorporación de las mujeres que, debido a su dedicación a la familia, han estado fuera del mercado laboral. Esto ha de hacerse de manera subsidiaria por parte del estado mediante ventajas e incentivos fiscales y en las cotizaciones a la Seguridad Social. Debe prestarse mayor atención a los casos de las mujeres que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad como son las madres solteras, viudas o separadas.

 3.- LA DENUNCIA Y PERSECUCIÓN ACTIVA DE CUALQUIER GESTO DISCRIMINATORIO PROBADO HACIA LA MUJER Y LA MATERNIDAD. Lo cual incluye la discriminación hacia las mujeres trabajadoras que tienen hijos o quieren tenerlos, las que se dedican en exclusiva al cuidado y atención de sus familias y las que son víctimas de brecha salarial o de acceso a determinados puestos de trabajo.

 4.- LA ELIMINACIÓN DE LAS POLÍTICAS SOCIALES BASADAS EN CRITERIO IDEOLÓGICOS ASÍ COMO DE LOS PROGRAMAS EDUCATIVOS QUE NO RESPETEN LA IDENTIDAD FEMENINA Y LA MATERNIDAD. En concreto, la perspectiva de género impuesta en los ámbitos educativo, empresarial y de medios de comunicación no refleja la realidad, sino que la manipula, conllevando la exclusión del amplio colectivo.