«Desocialización. La crisis de la posmodernidad» (*), del historiador británico Matthew Forde, es un libro esencial para conocer «con rigor, detalle y documentación», como explica el senador Luis Peral en el excelente prólogo de la edición española, «el proceso por el que  -frente a una visión cristiana del mundo en el que el hombre está llamado a vivir en comunidad-   se ha ido adueñando de nuestra sociedad lo que el autor denomina la Matriz Materialista». No en vano, como escribe el propio Peral, Fforde es «uno de los intelectuales católicos más interesantes y comprometidos de las últimas décadas. Una persona a la que la defensa de las ideas que se mantienen en este libro supuso la creación en su entorno de un ambiente hostil que afectó seriamente a su vida profesional, social y familiar».

Como se puede leer en la reseña editorial de esta obra, la dinámica que caracteriza a la sociedad postmoderna es la pérdida de vínculos. Esta desocialización es analizada en detalle por Matthew Fforde en este libro, explorando sus orígenes, sus características y los mecanismos de su propagación. Según el autor, la causa principal de esta dinámica es una visión materialista y relativista del hombre que niega la existencia del alma espiritual, genera un estilo de vida individualista y provoca una ruptura en la comunidad. La decadencia de la familia, el sufrimiento juvenil, la baja participación electoral, el vaciamiento de la sociedad civil y la pérdida de confianza, el aumento del número de personas que viven en soledad o sufren depresión, son todos síntomas de esta crisis. Con el proceso de descristianización como telón de fondo y tomando Gran Bretaña como caso paradigmático de esta tendencia en todo Occidente, el autor propone una vuelta a una visión verdadera del hombre como la solución para la plaga contemporánea de la soledad, quintaesencia de la condición postmoderna, abriendo así el camino espiritual hacia una regeneración del sentido de comunidad.

Este libro, concluye la reseña de Ediciones Encuentro, sigue al papa Francisco cuando afirma que estamos atravesando una crisis del hombre: lo que está en crisis es el hombre! Y lo que puede resultar destruido es el hombre! Pero el hombre es imagen de Dios! .

Sin embargo, afirma Luis Peral en el mencionado prólogo del libro, «el crudo y realista análisis de Matthew Fforde, no cocluye con una visión pesimista. Todo lo contrario. Es una ilusionada llamada, llena de esperanza, a una revitalización de la comunidad, a una regeneración de la cultura cristiana, a la expresión de una espititualidad del hombre en todos los ámbitos de la vida. Al humilde reconocimiento de que -a pesar de los avances de la técnica y de las inmensas capacidades del hombre de hoy-  esa regeneración moral y comunitaria de nuestra sociedad requiere la vuelta a Dios, la aceptación de su voluntad y de lo que espera de cada uno de nosotros y la esperanzada confianza de que no estamos solos en su lucha por conseguir un mundo mejor, pues tenemos a nuestro lado a alguien que nos dijo hace dos mil años, cuando quiso compartir, en la alegría y el dolor, nuestra humanidad: «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo»».

Desocialización recibió el premio Capri-San Michele en 2006, galardón que han recibido personalidades como Juan Pablo II o Benedicto XVI.

Matthew Fforde es doctor en Historia Moderna. Estudió en Corpus Christi College y en Nuffield College, ambos en Oxford. En la actualidad, es profesor de Historia Contemporánea en LUMSA, universidad católica de Roma. Entre sus publicaciones se encuentran Conservatism and Collectivism 1886-1914 (1990); Storia della Gran Bretagna 1832-2002 (2002), y Storia della culture inglese. Pensieri e riflessioni (2008), que incluye algunos de sus artículos escritos para el diario del Vaticano L`Osservatore Romano.

(*) Ediciones Encuentro, Madrid, 2013, 452 págs.