Leonor TamayoLeonor Tamayo, Responsable de Relaciones Internacionales de Profesionales por la Ética, publica hoy en el influyente Libertad Digital un breve análisis de las diferentes denuncias de la versión española de Educación para la Ciudadanía (EpC) presentadas en poco más de un año en foros internacionales.

Desde el Parlamento Europeo, pasando por la ONU en Ginebra, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo y llegando hasta el Consejo de Europa, se han venido, en efecto, sucediendo las denuncias por la implantación en España de una moral de Estado obligatoria a través de las polémicas asignaturas de EpC. Una imposición que, como afirma Tamayo, implica una «larga lista de tratados y convenios internacionales en materia de educación vulnerados descaradamente por España». Una lista que cabe encabezar por el artículo 26.3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, con arreglo al cual los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Fruto de estas denuncias en los foros internacionales, recuerda también Tamayo,  ha sido la reciente comunicación del Comité de Derechos Sociales del Consejo de Europa a Profesionales por la Ética en el sentido de que trasladará al Gobierno español el informe contrario a estas asignaturas realizado por esta asociación y por el Centro Europeo para la Ley y la Justicia. O la reciente cumbre de la OSCE celebrada en Roma el pasado 12 de septiembre, en la que tanto el Arzobispo Ortodoxo Hilarion de Volokolamsk en la sesión inaugural, como Massimo Introvigne, como representante de la propia OSCE, «hablaron de la EpC española como una asignatura adoctrinadora que pretende imponer a los niños la ideología del gobierno de espaldas al criterio, la voluntad y las convicciones de sus padres».

Leer el artículo completo de Leonor Tamayo en Libertad Digital «EpC. Europa despierta al adoctrinamiento en España».

Ver en Objetores.org el Dossier «El Consejo de Europa trasladará al Gobierno español un Informe contrario a EpC».